1977. LAS CORTES DE MANGAS

1977 puede considerarse, sin duda,  como el mejor año del Minifútbol, año cargado de novedades y mejoras, con afluencia masiva de público e implantación de nuevas Categorías.

Para empezar surge un problema gravísimo: los seis hermanos García de Leániz, propietarios de "Torresana", habían acordado que. cuando alguno de ellos decidiera construir en su sexta parte de la finca, se demolería la vieja casa. Y así, el mayor, Pedro, expone su deseo en este sentido y por los demás se accede a ello, si bien el derribo ha de efectuarse una vez transcurrido el verano, a partir de que finalice el alquiler de la casa, que se decide llevarlo a cabo para, con su importe, liquidar los últimos gastos que se han producido hasta ese momento (sueldo del guarda que ha cesado, luz, agua, teléfono, etc.).

Javier, que desde que se casó pasaba el verano en casa de sus suegros, alquila "Torresana" en compañía del matrimonio Zorrilla/Salcedo. De esta forma queda garantizada la celebración del VII Campeonato de Minifútbol.

La democracia continúa su proceso de implantación en España y el entonces Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, dicta la Ley de Reforma Política. Minifútbol, siguiendo el proceso democrático general, no puede ser menos y su "viejo dictador" promulga la Ley de Reforma del Minifútbol, creando las Cortes de Mangas, con sus correspondientes Coñazo de los Disgustados y Soñado. Puedes ver esta ley pinchando aquí.

Aprovechando que se va a derribar la casa, los señores disgustados ocupan la planta baja de la misma (antigua vivienda de los guardeses) y en su dependencia principal instalan el semicoño. Con tablones dispuestos escalonadamente se forman los escoños, mientras que el Sr. Presidente ocupa un asiento preferencial en el centro del semicoño: una escalera de mano.

Allí valía todo, dado que no importaba si se causaba algún deterioro en la vivienda. Se impuso la moda de "libar" al oponente político-minifutbolero, y así, a las primeras de cambio, te encontrabas empapado por uno o varios cubatas que te habían arrojado y/o también chorreando agua cuando las fuerzas represivas encabezadas por "El Pupas" (Julián Ariza) te enfocaban con su manguera. Especialmente delirantes fueron las sesiones de los días 1 y 10 de agosto: en la primera de ellas, el Presidente interino, Sr. "Nene Pelota" (Valentín García Soria, llamado "Epi" en esta edición), tras ser manipuladas, a "petición" propia sus bolillas por los disgustados, fue expulsado violentamente al exterior hasta tres veces, con su asiento presidencial incluido; en la segunda de estas sesiones, fue tal la profusión de libaciones, que todo el personal acabó sin camisa. Podéis ver una reseña de estas reuniones en las revistas números 15 y 16.

Este semicoño era ambulante, ya que no obstante tener su sede fija, tenía otros lugares donde instalarse. Comenzó haciéndolo en La Rosaleda, donde el pobre "Cobardín" (el genial Valentín, ahora en Flores) trataba de impedir las continuas explosiones de artefactos y el  lanzamiento de libaciones al techo, aunque alguno, en un acto dimisionario ya normal, se autolibaba. Pero las reuniones más espectaculares tuvieron lugar en las noches de los miércoles en el Bar Cedi. ¡Qué barbaridad, el follón que se organizaba! Las apariciones de "Avellanito de Avellaneda" (Germán Guilabert) eran tremendas, con sus lanzamientos de avellanas o sus fuegos de artificio manuales (bengalas) o cuando se ponía el zapato en la cabeza a modo de montera a la par que ofrecía un bailecito tipo hurí; y qué decir de la utilización del local por parte de "La Vieja" como aparcamiento de motos o su lucha con la máquina de petacos (cuando la dejaba libre "Pre-Maman", Mario Mingo) que en una ocasión, no pudiendo soportar los empujones que sufría por parte de la anciana para obtener partida, se suicidó rompiéndose el cristal protector. Testigo excepcional de estas reuniones fue nuestro entonces Alcalde, el buenazo de José Luis Velasco, que, sin decir palabra, disfrutaba muy serio de nuestro ambiente, soportando las repetidas solicitudes de dimisión que le formulaban algunos minifutboleros al grito de "Velasco, dimite, el pueblo no te admite". Hasta que el santo dueño del establecimiento, "Picoto" (Manolo Cerezo), sifones en mano, disolvía al personal.

Y al amparo de la Ley de Reforma Minifutbolera surgen dos partidos: el oficial, P.D.T.E. (Partido Demócrata de Tísicos Etílicos, presidido por "La Vieja", que tenía hasta himno, inspirado en la canción del verano que no era otra que "Son tus perjúmenes mujer" de Carlos Mejía Godoy) y el partido de la oposición, el P.I.TO. (Partido Independiente de Torrijas Organizados, cuyo fundador no era otro que el "Obrero"). Si pinchas aquí puedes ver sus programas.

Un año más, el Bar Flores es el lugar elegido para formalizar las inscripciones, cuyo plazo comienza el 10 de julio para la Categoría Senior, con la particularidad de que en el momento de inscribirse hay que votar por uno de los dos partidos.

El importe sube 25 pts,- respecto al año anterior, es decir, se establece en 325 pts,-, inscribiéndose 84 participantes, con los que posteriormente se formarán 14 equipos de 6 jugadores cada uno de ellos. Es de destacar que de este número de inscritos 35 son nuevos, lo que corrobora que el Mini ya está suficientemente consolidado y es la distracción del verano en Torrelodones.

Todavía no se dan camisetas, teniendo que adquirirlas cada equipo, algunos de los cuales detentan unos nombres larguísimos, como, por ejemplo, "Almería Independiente y Manolo escobar al Poder", "No me gusta que a los toros te pongas la minifalda" o "El cuscus de los moros es una cosa que no se come".

Y volviendo a la planta baja de "Torresana", se habilita otra habitación como vestuario, y en otra, por primera vez se instala un bar, siendo suministrado gratuitamente el hielo para las bebidas por el Bar Flores y Chicharos . Cerca de este bar, junto a la portería de la morera, al olor de los líquidos espirituosos que allí se expiden, surge por generación espontánea una vez que se empieza el Campeonato el temible "Fondo Sur", auténtica pesadilla para: a) los porteros cada vez que encajan un gol, pues resulta insoportable para ellos oír el "que te han pillao, que te han pillao con el carrito del helao" (canción importada de los sanfermines de ese año); b) los jugadores y delegado de campo, cuando, al grito de "invasión" un montón de energúmenos se introducen en el terreno de juego, llegando incluso a secuestrar el balón; c) los árbitros, cuando escuchan "que te emplumen, que te empalen..., ¡al pilón!", y es que en alguna ocasión el árbitro es secuestrado por los invasores y lanzado al pilón cercano al "Fondo Sur" medio lleno con un agua verdosa; d) o cuando el "Tío Pancho" (Paco Salcedo, fantástico director del Fondo) grita "salvajes ¿queréis cerveza?" y los allí reunidos responden con un temible "uuuuuuuh..." de imprevisibles consecuencias

El Fondo Sur

Invasión

El "Fondo Sur" llegó a hacer realidad el carrito del helao. Gracias al material aportado por "The New Ali-Ori" (Eduardo Orihuela) y al estupendo trabajo realizado por "Conejo" (Josechu Chinchilla), que, con un par de ruedas de bicicleta y unas maderas, hace una réplica de los carritos que antiguamente se veían por las calles de Madrid y otras poblaciones vendiendo polos y helados, empujados por el propio vendedor. Tristemente, el carrito, después de mil invasiones y algún que otro viaje del que hablaremos más adelante, sucumbió ignorado, cuando merecía haber sido elevado sobre un pedestal como recuerdo perpetuo de lo que significaron aquellas tardes para la población de Torrelodones.

El 17 de julio, una vez cerrado el plazo de inscripciones, se reúne la Comisión de Selección para clasificar a los jugadores y al exceder el número de ellos de 60, se dividen las series 1ª, 2ª y 3ª y la correspondiente a los porteros en "A" y "B", de tal forma que un 1ª "A" vaya con un portero "B", un 2ª "B" y un 3ª "A", completándose el equipo con jugadores de las series 4ª y 5ª en las que no se hace esa diferenciación. Previamente a esta reunión, se procedió a la constitución de las Cortes de Mangas de acuerdo con los votos emitidos. A continuación exponemos el documento que da fe de este acto:

 

El 18 de julio, tiene lugar el sorteo para formar los 14 equipos que disputarán el VII Campeonato de Minifútbol, y el 21 siguiente (según convocatoria que figura a la izquierda) se celebra la primera sesión de las Cortes de Mangas en el Bar Cedi, que, como hemos dicho antes, acogerá un montón de reuniones de lo más variopinto y estrafalario.

Minifútbol'77 inicia su andadura oficial el 23 de julio, con la segunda cubata olímpica y una serie de actos, según reza el cartel que aparece a la derecha.

 

Pincha aquí para ver más fotos de la cubata del 77 y si quieres leer el reportaje de la misma, vete a verlo en la revista número 15 

La cubata del 77 fue, sencillamente, espectacular. Cerca de 30 minifutboleros, portando unas pancartas hechas por "La Vieja" en cartulinas de diversos colores, pasean por las calles de la Colonia el "pequeño" recipiente (un frasco de cristal de 3 litros de capacidad) con coca-cola y ginebra, MG por supuesto. Merece un especial recuerdo el paso, en veloz carrera, por delante del cuartelillo de la Guardia Civil (que estaba junto a la Iglesia de San Ignacio), pues era la primera manifestación en una vía pública que se celebraba en Torrelodones en muchos años. 

 

En este año la gente ya no se corta un pelo y todos los días de partido el campo de Torresana acoge a centenares de personas, es más, algunos se piensan que se trata de un parque público y así, en la sobremesa de un día del mes de agosto, Javier tiene que expulsar de su casa a unos excursionistas que se encontraban instalando su tienda de campaña en los aledaños del campo.

Mediado el Campeonato, se instala un a modo de grada junto a la portería del fondo norte. Se trata de un módulo de andamio con un par de tablones en el que se acomodan 5 ó 6 espectadores. Ello da lugar a una nueva diversión: algunos jugadores en lugar de tirar a gol, golpean el balón con la mayor de sus fuerzas dirigido a estos sufridos seguidores, que, a consecuencia del impacto, caen todos al suelo. Pero esto no los amilana y vuelven a subirse a sus asientos para volver a ser tumbados otras veces.

Los "mayores", personalidades ilustres de nuestro pueblo, no quieren perderse los partido y acuden al campo llevando los asientos de sus propias casas.

No hay himnos, pero sí las ya clásicas banderas, como la de "Suarez que me estás matando", que, imitando a un partido político, presenta una bandera roja con una taladrora y una segadora, en lugar de una hoz y un martillo. En un acto de derroche económico, se adquieren 2 balones, una bomba y 4 mástiles nuevos en función del incremento del número de equipos. Por ello, al celebrarse dos partidos más cada jornada, los encuentros comienzan a las 6 de la tarde los sábados y a las 9 de la mañana los domingos. Los goles e incidencias siguen recogiéndose en una cartulina por no existir todavía actas. Se instauran los trofeos "Pito de Oro", destinado a premiar al mejor árbitro según las calificaciones otorgadas por cada equipo en los respectivos partidos, y el "Corrección" para el conjunto con menos puntos en razón de las tarjetas recibidas, tarjetas que siguen llevando aparejada una sanción económica (se recaudan por este concepto 1.860 pts,-).

"Radio Johnny Lapho" no podía faltar y sigue instalando sus micrófonos en la terraza de Torresana que da al campo. La casa se construyó en 1910, aunque después de la guerra civil fue preciso reconstruirla, pero en aquellas épocas, al no existir la televisión y ni siquiera la radio, lo normal era que en cada dormitorio hubiera un solo enchufe, y en las terrazas ninguno. Pues bien, dado que es necesario enchufar el equipo de sonido, los domingos a las 9 de la mañana, Mario entra sin ningún reparo en la habitación en la que duerme el matrimonio Zorrilla y, tras darles los buenos días, conecta la alargadera en el enchufe que está justo en el centro de la cabecera de la cama. 

En la emisora adquiere un papel protagonista como locutor Agustín Rodríguez (el "Disquero Loco"), siendo deliciosas muchas de las entrevistas que se realizan en los descansos de los partidos.

Durante los años anteriores o en éste de 1977, aparecen una serie de personajes que con el tiempo se convertirán en auténticos protagonistas del Mini de estos años, por la colaboración inestimable prestada. Ellos son:

    a) César Palomo (el "Enviado Celestial"), que con muy pocos años vuelca un esfuerzo impresionante en todo lo que le encomienda "La Vieja", al que acaba llamando su segundo padre.

    b) Juan Márquez ("Delegatum") que, aunque ya no es el guardes de la finca, acude todos los días que hay Mini, ocupándose de regar el campo y vender, junto a César,  938 ejemplares de la revista, de la que se editan 9 números este año, encargándose Julián Ariza de su impresión e introduciendo la novedad de que  la portada se edita "en color" a partir del número 18.

    c) José Martín López ("Superobrero"), místico personaje que no juega al fútbol, pero que se ofrece para ayudar en todo lo que sea necesario, cumpliendo sus múltiples funciones a la perfección.

    d) Por último, todos los días se observa la presencia de un menudo hombre rubio apoyado en un árbol al que nadie conoce. Se trata de Luis Rodríguez de Sadia ("Canilopolus") que en años siguientes conseguirá importantísimos medios para el Mini, incluso la presencia del sempiterno campeón Interviú-Hora 25 con José María García al frente. Fue una verdadera pena que, con tan sólo 52 años, nos dejara.

Se crea la fabulosa colección de cromos de Minifútbol'77. Todos los participantes aparecen caricaturizados en el correspondiente álbum. Los dibujantes son Paco Salcedo ("Pancho I de Torrelodones"), Antonio García Escuder ("Pelupho") y Fidel Arenas ("Huespede", que, con este motivo se instaló durante 15 días en Torresana, hasta que una noche, después de intentarlo fallidamente en otras, conseguimos "perderle"); tristemente, poco tiempo después lo perdimos para siempre victima de un accidente de moto. Javier se encarga pacientemente de trasladar los dibujos con un punzón a los correspondientes clichés de cera, pero lo realmente trabajoso era cada vez que había que preparar sobres, pues había que extender los 202 montones de cromos e ir cogiendo 5 para introducirlos en el sobre correspondiente, eso sí, teniendo mucho cuidado de meter pocos del "Chacal Inseminador" y el medio cromo del "Fondo Sur", pues, como en toda colección que se precie, eran los más difíciles. Este trabajo era comparable al de montar la revista, ya que se nos entregaba sin clasificar, con lo que se ponían los montones de cada página sobre una mesa y una serie de voluntarios, dando vueltas a la mesa, iban cogiendo una hoja de cada montón para graparlas.

Se vendieron un total de 6.100 sobres, que reportaron 30.500 pts,-. Los días de partido, junto al bar, se organizaba el mercadillo del cromo y en él todo el mundo, incluidos cincuentones/as, cambiaban la mercancía. Al final se premió a Tere Delgado con un balón firmado por todos los jugadores al haber conseguido acabar la primera la dificilísima colección. 

 

Pincha aquí si quieres ver la colección completa

En el mes de septiembre se instalan unos focos para poder celebrar partidos cuando falte la luz natural, gracias a la colaboración prestada por las empresas Instalaciones Calvo y Talleres Gea y al trabajo realizado por su personal y algún otro jugador relacionado con el ramo eléctrico.

En 1977, por primera vez, se crea una Categoría Femenina, con participación de 32 beldades que se integran en 4 equipos, haciendo su debut el 13 de agosto. "Superobrero" se encargará de recoger para la posterioridad las hazañas futboleras de estas mozalbetas y "Peliloco" (José Díaz) se erigirá en árbitro casi exclusivo de sus partidos, con alguna esporádica actuación en esta función de "The New Ali-Ori".

 

Si quieres ver más fotos de este partido pincha aquí.

El 3 de septiembre tiene lugar uno de los mayores espectáculos de este año: 14 jugadoras veteranas disputan un reñidísimo encuentro en un campo abarrotado, con público encaramado hasta en los árboles. Se oyó decir a una jugadora que trabajaba como asistenta, "señora, páseme el balón", a lo que la otra contestó, "no me llames de Vd. ni señora que ahora estamos jugando al fútbol". Fue una lástima que no pudiera jugar la Sra. de Laiseca ("Bisutera"), ya que en un partidillo de entrenamiento se lesionó y al acudir al médico, éste le dijo, "tiene Vd. una lesión típica de futbolista, ¿cómo se la ha hecho?", a lo que la guapa Fina contestó sin cortarse, "pues jugando al fútbol". Y el médico se quedó sin habla.

Y sin habla se quedaron los maridos que quisieron cotillear lo que tramaban estas jugadoras cuando fueron una noche a cenar todas juntas a Flores, ya que si alguno asomaba el morro por el comedor, era de inmediato libado a sifonazo limpio por las comensales al más puro estilo "Picoto". Al término de la cena, y tras haber ido todas por la mañana a la peluquería, tuvieron entre ellas una divertida lucha campal utilizando sifones.

Tras las señoras, hicieron su debut los veteranos, que, a diferencia de ellas, disputaron varios partidos, ya que se formaron 4 equipos y estaban todos ellos deseosos de recordar sus tiempos de juventud dándole patadas a un balón.

Si quieres ver más fotos de estos partidos pincha aquí.

 

Con la introducción de estas tres nuevas Categorías, el número de participantes en 1977 asciende a ¡¡¡164!!!

Montones de hechos y anécdotas se produjeron a lo largo del verano del 77 en el Mini, de las que recordamos especialmente tres de ellas:

    a) 13 de agosto, es por la tarde y se juega el partido entre "Los Hombres de Freudison" y "The Gordon's".- El árbitro, un novato del año anterior, es la primera vez que dirige un partido en Minifútbol. Los jugadores no cesan de quejarse al trencilla de su actuación durante todo el partido y el público, sumamente encrespado, grita repetidamente "árbitro, pelota", "árbitro al pilón", realizando multitud de invasiones de campo ante la nefasta actuación del colegiado (que fue calificada con un 0 por ambos equipos). En un momento determinado, cuando más o menos se ha cumplido el tiempo reglamentario, el árbitro, aprovechando que se encuentra muy cerca de la puerta pequeña de acceso al campo, da el silbido final y sale zumbando cual alma que lleva el diablo, incluso llevándose el pito y las tarjetas, no parando de correr hasta llegar a su casa. De haber tenido un cronometrador oficial, seguro que esa tarde batió todos los records habidos y por haber de los 1.000 metros lisos, y eso que el camino era cuesta arriba. En una semana, nadie le vio el pelo, pues permaneció encerrado en su casa por temor a que jugadores y público le asaltaran. Aquel árbitro no era otro que el popular Manolo López (el "Obrero"). Desde entonces, cada vez que se le ha solicitado arbitrar, educadamente se ha negado a ello.

    b) 5ª jornada del Campeonato, un domingo por la mañana del mes de agosto.- El equipo "Santana, dientes a go-gó", que capitanea Epifanio Martin (este año "Blas"), uno de los mejores jugadores de minifútbol de todas las épocas, no ha ganado un sólo encuentro, achacándole "Blas" a su portero "Jegege" gran culpa de ello. Por fin, van por delante en el marcador y "Blas" está sonriente, cuando, de pronto, aparece en el campo su hermano pequeño, Toñin, y le dice "Epi, Conchi (su mujer) ha roto aguas y dice que vayas corriendo para iros al hospital", respuesta tajante de "Blas", "dile que espere que voy ganando", y Toñin se marcha a transmitir el recado. Al rato vuelve a aparecer, "que dice que tiene contracciones, que vayas", y "Blas" responde, "que no puedo, que vamos ganando", y Toñin se vuelve a ir. Y de nuevo reaparece Toñin, "que las contracciones son cada 5 minutos", y el bueno de "Blas", dando cabezazos al aire de un lado a otro y sumamente enfurruñado abandona el partido. Pocos minutos después nacía Oscar, pesando 4 kilos...; pero "Santana" acabó perdiendo el partido. 

   c) "La Vieja", utiliza una táctica nueva para intimidar a los contrarios cuando se acercan a su portería: sale como un poseso agitando unos zorros que porta en su mano derecha. Para los que no sepan que son unos "zorros" diremos que se trataba de un artilugio para sacudir el polvo de las alfombras y consistía en un palo en cuyo extremo había una serie de tiras de fieltro duro con las que se golpeaban los enseres a los que se quería quitar el polvo.

En agosto, un hecho luctuoso sacude al pueblo de Torrelodones y, consiguientemente, al Minifútbol: en la tarde de un sábado, dos hijos de Agapito Calvo (fiel asistente a los partidos del Mini) se han ido a bañar al río y no han vuelto a casa; al día siguiente los encuentran ahogados en una traicionera fosa del río a su paso por la finca de la Tejera. Minifútbol hizo una colecta entre público y jugadores enviando una corona de flores. Con el paso del tiempo, la mujer de Agapito dio a luz unos gemelos.

 Aquel año hubo dos motes que posteriormente se han repetido: "Capilar" y "Edison"; y el "Pequeño Saltamontes" de 1976, se hizo mayor y se transformó en "Yettito".

En la revista número 21 podéis encontrar la reseña de la expedición que hicimos a Galapagar para disputar un partido de fútbol 11 contra el primera regional de dicha localidad. Efectivamente, a principios del mes de septiembre, nos contrataron para ello abonándonos la cantidad de 17.600 pts,-. Fue sencillamente impresionante. Casi un centenar de coches formaban la comitiva que iba encabezada por el land-rover de Instalaciones Calvo conducido por "Blas", con las banderas española y del Mini en lo alto, y a continuación el furgón de Fontanería Miramón, con "Grifos" al volante, y portando en su techo nuestra mascota por entonces, el carrito del helao. En cada coche una o varias banderas y para que os hagáis idea de la longitud de esta caravana os diremos que ocupaba todo el Bulevar (actuales calles Agapito Martínez y Rosario Manzaneque, más de un kilómetro).

Al llegar a Galapagar, con todas las bocinas sonando y agitando las banderas, el pueblo vecino entero se encerró en sus casas pensando que estaban siendo invadidos, de hecho llenamos la grada que tenía el campo, introduciendo en el mismo, por supuesto, el carrito del helao. El partido fue lo de menos (perdimos 2-1), lo mejor fue el ambiente de confraternidad y animación, destacando el estado etílico que presentaron "Chacal Inseminador" y "Merluza Acongojante", invitando a todo el mundo a "libar" de su caracola (llevaban un cubo con cubata y de él rellenaban una caracola gigante). ¿Y el árbitro?: desesperado de nuestros cánticos de guerra, en un momento determinado nos enseñó, a todo el público, la tarjeta roja, y claro, la respuesta fue contundente, "que te empalen, que te emplumen, al pilón".

Cosa curiosa fue que en el descanso rifaban unas ristras de chorizos y, cómo no, nos tocaron a nosotros (concretamente a "La Vieja") ya que no había una sola persona de Galapagar. Acordamos tomarnos los chorizos en Miralmonte y enfilamos el camino de vuelta. Al llegar a Torre y aparcar en la zona de la estación, cosas del destino, había un tren parado esperando que le dieran la orden de reanudar la marcha y todos, al ver "aquello" allí parado, nos dirigimos hacia él formando una fila a todo lo largo de aquel cercanías y al grito general de "invasión" nos abalanzamos sobre los vagones golpeándolos, con lo que los pobres viajeros se apartaban lo más posible de las ventanillas preguntándose quienes serían aquellos locos que querían invadirlos. Tras varias invasiones y cansados del esfuerzo realizado, se empezó a entonar "que se vaya, que se vaya", pero el tren allí seguía parado debido a que el jefe de estación estaba encantado con el espectáculo, en vista de lo cual se cambió esa consigna por el "nos vamos, nos vamos". Y una vez que nos fuimos, el tren hizo lo mismo.

Al día siguiente a alguno en su oficina le comentaron que en la tarde anterior, a su regreso por la carretera de La Coruña al paso por Parquelagos, habían contemplado una manifestación con coches que al parecer debían ser de la CNT, pues todos los coches llevaban banderas y algunas de ellas eran de color rojo y negro (la bandera de un equipo de esta edición del Mini). Esta esperpéntica aventura fue filmada por Abraham Matesanz ("Madre"), apareciendo alguna de sus secuencias en nuestro vídeo "Historia del Minifútbol".

Una noche del mes de septiembre, reunidas las Cortes de Mangas en su sede oficial, "Moño" pidió que se apagaran las luces y, blandiendo su guitarra, empezó a tocar las notas de su canción dedicada a Torrelodones. Los escoñados allí reunidos encendieron mecheros, velas y cerillas, y en un silencio sólo roto por la voz de "Moño" afloraron en los ojos de la mayoría de ellos unas lagrimillas. Esa noche se había estrenado esta canción, que años después ha sido recogida en un CD que el Ayuntamiento ha regalado a todos los empadronados, si bien la canción en su versión moderna ha sufrido ligeros cambios en su letra. Si quieres leerla,  pincha aquí.

El 1 de octubre tuvo lugar la fiesta de clausura y entrega de trofeos del VII Campeonato de Minifútbol en el Club de Campo, que alquilamos para esta ocasión al precio de 10.000 pts,-.

Feymar, conocida cadena de tiendas de imagen y sonido de aquellos años, nos prestó un equipo de sonido valorado en 650.000 pts,. de las de entonces.

Se montaron dos barras para atender al sediento personal, que accedió al Club sin pagar una sola peseta de entrada, abarrotándolo por completo. Se calcula que un millar de personas se dieron cita allí esa noche.

Y a punto de empezar el acto, una explosión inundó el local: el pie de "Poyepe" tropezó con la estructura del andamiaje que se había instalado para colocar los más de 400 trofeos y todos ellos fueron a parar al suelo. Lo peor no fueron las abolladuras que sufrieron muchos trofeos, sino que bastantes de ellos se destrozaron, pues este año, como novedad, había copas de cristal y otros trofeos que eran unos muñequitos de un metal blando que sufrieron amputaciones. Así, hubo jugadores que recogieron una peana sin trofeo alguno y otros con los citados muñequitos mutilados (brazos, cabezas o el cuerpo entero).

Presentó la fiesta, como si de un locutor profesional se tratara, "Premaman", estando encargado del control técnico y de sonido el "Disquero Loco", que se pasó toda la noche intentando aprender a manejar la mesa de mezclas, causando grandes sorpresas decibélicas en la concurrencia.

Se inició el acto con la proyección de la película MINIFUTBOL'76 filmada por Jaime Medina el año anterior, dando tiempo mientras tanto a intentar reparar el desaguisado del desplome de los trofeos. La película tuvo un éxito arrollador.

A continuación actuó el grupo formado por Eusebio Mingo ("Pulpo") precursor del rock heavy, "The Tainta Me Sale Of The Ventosas Blues Band", con momentos de éxtasis místico de "Molinillo" (Antonio Molina) alternándose con los berridos del líder de este conjunto. Le cogieron tal gustillo a su estridente música que no había forma de que abandonaran el escenario, hasta que la organización, a duras penas, lo consiguió.

"También los Simios Comen Avellanas o Avecurvas" ("Moño" y "Avellanito"), nos deleitaron con las canciones e himnos más conocidos del Minifútbol, para terminar su actuación entre aclamaciones con "Son tus pechúmenes Chacal" y el nuevo hit, "Somos del Mini", del novel compositor "Aspirino de Badajoz". Y seguidamente hicieron su presentación los "Patos Amerluzados" (Miguel Lucas, "Pato Lucas" y José Pavón, "Merluza Acongojante"), cantando en primer lugar una canción de Camilo Sesto (de moda por aquellos años), dando paso a su éxito "A la sombra de un naranjo la toqué toos los pechos y los trastos de mear", que narraba las experiencias amorosas de una pareja de novios bajo ese tipo de árbol, siendo tales las carcajadas del público que nos impidieron recoger la letra de esta dulce melodía.

La representación teatral que se llevó a cabo, "La bella libante" , fue sencillamente delirante. Cuando la bella ("Chacal") quedó aletargada por los efectos de haberse pinchado con el borde roto de un vaso de cristal conteniendo cubata, se acercó a ella un apuesto Príncipe ("Jegege", que por la mañana fue a la peluquería para estar atractivo por la noche y se encontró con que el equipo de vestuario le colocó una bolsa de papel de estraza a modo de corona) a lomos de su caballo ("Yellow Submarine" que ya empezaba a ser conocido por su apodo definitivo, "Lomos"), la bella entreabrió los ojos y viendo tan horrísona visión y pensando que "aquello" la iba a besar, decidió seguir dormida, hasta que una serie de  enanieves ("El Pupas", "Avellanito", "Merluza", "Pato Lucas"..., la flor y nata del Mini) que andaban por allí pululando y el Príncipe se abalanzaron sobre ella al grito de "que eche la pota", en respuesta a los denodados intentos de la bella por devolver los líquidos ingeridos.

A continuación tuvo lugar la disputa del tradicional Trofeo Soga, que, tal como estaba previsto, se adjudicó el equipo de "Los Macizos", haciendo honor a su nombre.

El show de Raphangustinhas (Juan Ayala, "Angustinhas"), con sus fantásticas imitaciones de Raphael, encandiló al público que solicitó la repetición de varias de las canciones. Fue tal el entusiasmo que levantó que incluso una joven, soltera por entonces, arrolló a todos los que se ponían a su paso para "comerse" literalmente al cantante.

Y el éxtasis general se produjo cuando "Moño", con su guitarra, cantó su canción a Torrelodones. Al igual que sucedió la noche de su estreno en la planta baja de Torresana, en esta fiesta final en el Club muchos de los presentes lloraron.

Con objeto de financiar gastos, a lo largo de toda la noche se vendieron 6.500 papeletas para el sorteo de 2 cestas, compuestas por multitud de géneros aportados por los minifutboleros, simpatizantes y diversos establecimientos. Se recaudaron 32.500 pts,- por este concepto. Resultaron agraciados en el sorteo Juan Antonio Martín y los Sres. de Muñoz, Alvaro y Nena. Si quieres ver el contenido de estas cestas pincha aquí. También, durante el Campeonato, los días 10 y 17 de septiembre, se habían celebrado dos sorteos de objetos diversos,

Los ingresos del VII Campeonato de Minifútbol ascendieron a 272.847 pts,- siendo los gastos de 269.569,50 pesetas, resultando un saldo de 3.281,50 pts,., que se reservó para el abono de la factura por consumo de luz de los focos, que a esa fecha no había pasado al cobro la compañía suministradora. De estos ingresos, se destinaron 196.381 pts,- a la adquisición de trofeos y premios.

La noche de la fiesta final se entregaron, como hemos dicho anteriormente, más de cuatrocientos premios y trofeos, o restos de ellos, a todos, absolutamente a todos, los participantes. Puedes ver la relación de estos premios pinchando aquí.

A las cuatro de la madrugada, concluida la entrega de trofeos y el baile que tuvo lugar a continuación, quedó clausurado este brillantísimo Campeonato, que se había iniciado el 23 de julio, por lo que duró algo más de dos meses. Ya quedó institucionalizado que el Mini futuro comenzaría la semana siguiente después de las Fiestas del Carmen -según algunos, con el inicio del Campeonato, comenzaba realmente el verano en Torrelodones-, finalizando el último fin de semana de septiembre o el primero de octubre.

Concluida esta edición, nuevos proyectos se iban a poner en marcha con la idea de mantener el Minifútbol durante todo el año. ¿Quizá fuera un error intentar desarrollar durante doce meses lo que había sido un éxito rotundo durante dos? El tiempo y la población minifutbolera, así como las nuevas ideologías políticas, darían la respuesta. Eran otros tiempos, entonces muchos de los minifutboleros sólo venían a Torrelodones en verano, hoy, esos mismos, se van de nuestro pueblo en verano, especialmente en agosto.

Datos del Campeonato

Los Datos del Campeonato pueden consultarse en "Competiciones anteriores" > VII Campeonato de Verano: 1977

También puedes hacerlo en "La Revista del Mini" > 1977: El gran año del Mini 

***************

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1977/78.- "SODEMITO", ¿UN PASO ATRÁS?

 *******************************