1978. EL MINI PELIGRA

Al finalizar la Semana Santa, una vez desechada la idea de SODEMITO, "Vieja" reúne a una serie de personas con ánimo de formar un nuevo equipo directivo con vistas al Campeonato del próximo verano. Se trata de iniciar la planificación del mismo con suficiente antelación, ya que de forma inmediata se va a proceder al derribo de la casa de Torresana y resultará necesario dotar al campo de un mínimo de instalaciones y servicios. Pocos días después se lleva a cabo el derribo y en el lugar que ocupaba la gran casa comienzan a aparecer materiales de construcción que incluso invaden zonas del campo, lo que provoca pequeñas fricciones con los constructores del futuro chalet de Pedro García de Leániz. Ya no habrá en el futuro los "cables para fuegos" que cruzaban el campo, si bien el famoso "seto chupador" se mantiene en pie.

De la reunión antes citada surgen muchas ideas, la mayor parte aportadas por Mariano Miramón ("Grifos"), que se va a convertir en el gran impulsor de Minifútbol'78. De hecho, finalizando el Campeonato, "Vieja" le nombrará Príncipe del Minifútbol.

Al no existir ya la terraza en que se colocaban  la emisora y el marcador, se instala un módulo de andamio (cedido por José María Téllez) en mitad del seto y allí toma asiento día tras día, incansable al agotamiento (no ya de él mismo, sino del público que escuchaba pacientemente sus peroratas), Agustín Rodríguez, el famosísimo "Disquero Loco". No obstante, la dirección de Radio Johnny Lapho la siguen llevando entre Mario Mingo y Javier García de Leániz, quienes protagonizarán los famosos "diez minutos locos", en los que, sobre la marcha, se iban improvisando todo tipo de comentarios y chorradas acerca de los que estaban o no presentes en el campo. La emisión se iniciaba todos los días con la "sintonía de combate", como anuncio previo a cada partido y a cuyos compases la gente acudía al por entonces llamado "Estadio Johnny Lapho". (La música de esta sintonía, así como la de los diez minutos locos, las puedes escuchar si te vas a la sección "himno" de la página principal de nuestra web). Al tratarse de un "estudio" al aire libre, todos los días era preciso montar y desmontar el equipo de sonido, para evitar que desapareciera.

Un equipo de "albañiles" voluntarios, integrado por los hermanos Rodríguez Camazón -Antonio ("Pornógrafo") y Angel ("Paipas")-, Pepe Pavón ("Merluza") y Antonio Pérez ("Bichofeo"), se encargan de adaptar el viejo invernadero para que sea utilizado como vestuario (o "vistuario", dado que a través de los cristales propios de una construcción de este tipo podía verse a los minifutboleros cambiarse), almacén u oficina improvisada.

A la derecha de la puerta pequeña que da al campo, se construye un chiringuito con cuatro maderos y unos trozos de cañizo, con lo que queda montado el bar. Pepsi-Cola será la proveedora de este bar, por lo que únicamente se servirán pepsis y mirindas (escondidas para los cubateros había botellas de litro de coca-cola), aparte de cerveza . Esta firma nos presta una nevera y otra se alquila al Mesón La Pera; esta última nevera planteó un serio problema al final del Campeonato, pues misteriosamente desapareció, reclamándola reiteradamente su propietario. Pasados unos cuantos días, él mismo nos reconoció que se la había llevado: se trataba de una de las bromas que acostumbraba a gastar "Tinín". Para depositar las latas vacías, se sitúan varios bidones de chapa bordeando el campo, bidones que luego son vaciados en el famoso pilón, que, al final del Campeonato, estaba totalmente lleno de estos recipientes.

José María Peña, nos regala un camión de traviesas de tren. Con ellas, el mismo equipo que reforma el invernadero, construye una tribuna de tres escalones en la esquina próxima al Fondo Sur, y con las traviesas que sobran se forman bancadas situadas en las bandas del campo. Todas las traviesas se forran de plástico para evitar que ensucien a los que allí se sienten.

Desde un principio se instalan los focos, para poder jugar partidos cuando el sol se ponga, teniendo en cuenta el incremento del número de participantes y, consiguientemente, de categorías y equipos.

A consecuencia del derribo de la casa, muchas tierras y piedras han sido arrastradas al terreno de juego, al margen de que se encontraba cruzado por una zanja debido a que se había extraído la tubería de plomo que llevaba el agua desde el pozo hasta la vivienda. Para arreglar este patatal o pedriza se contrata una retroexcavadora para remover toda la superficie, siendo rastrillada y nivelada durante varios días por un grupo de minifutboleros, ante las miradas pasivas de otros cuantos.

En el aspecto normativo son varios los textos que ven la luz. En primer lugar, el 1 de julio, se dictan unas nuevas Normas Reguladoras del Minifútbol, que, a efectos de tener un respaldo de autorización de nuestros Campeonatos, se presentan ante el Ayuntamiento, siendo aprobadas el día 7; si tienes interés en verlas pincha aquí. En la misma fecha, ve la luz la Normativa de Financiación del Minifútbol (puedes verla pinchando aquí) y el día 9, se publican las Normas para Adjudicación de Trofeos (pincha aquí).

Carlos Barrio (este año "Pezón de la Alegría"), presenta una propuesta de acta arbitral, que, con ligeras modificaciones, es aceptada plenamente. A partir de aquí, todos los resultados de los distintos Campeonatos serán recogidos en este modelo de acta, hasta que en la tercera época del Mini, ya con medios informáticos, se adopta otro impreso. Puedes ver la propuesta y el modelo del que hemos hablado pinchando aquí.

Una vez más, la inscripción se efectuará en el Bar Flores, entre los días 1 y 15 de julio, si bien se prorrogará hasta el 20 para la Categoría Infantil y hasta el 2 de agosto para los veteranos y las féminas. A la izquierda aparece el cartel anunciador del VIII Campeonato. Se establecen cuatro Categorías. La Categoría reina del Mini es por aquellos años la "Senior", ocupándose Abraham Matesanz de tratar de imponer orden y un poco de seriedad entre los 97 participantes, agrupados en 16 equipos. Se formarán 4 equipos de "Veteranos", con un total de 27 jugadores. Las niñas, continúan con el mismo entusiasmo que el año anterior y se forman 6 equipos de 6 jugadoras cada uno de ellos, más una que hace hace las veces de correturnos, incorporándose al equipo al que en una jornada concreta le faltan jugadoras. La gran novedad de este año la constituye, sin lugar a dudas, la presencia de los niños (entre 10 y 15 años de edad): un total de 64 críos se apuntan, con los que se forman 8 equipos, encargándose Nacho Román ("Aspirino", al que llega a llamársele "Sor Inés" por el mimo casi monjil que pone en su trato) de que todo resulte bien. En 1978 se baten todos los records de participación hasta entonces: un total de 224 jugadores, distribuidos en 34 equipos.

 

El importe para la Categoría "Senior" se fija en 500 pts,- pero, por primera vez, se va a hacer entrega de una camiseta a cada jugador de campo y un chandal , por gentileza de la BLQ (uno de los pocos bancos que había en Torrelodones era la Banca López Quesada), a cada portero, y en estas prendas (fabricadas por Angarsport, o lo que es lo mismo, Antonio García Peña) se estampará el dibujo que aparece a la derecha. Lo que siguen sin llevar los jugadores es dorsal, que no aparecerán hasta el año 1998.

El 6 de julio, a las 11 de la noche, se celebra en el Mesón La Pera Junta General de Minifutboleros para, tras cesar el Comité Organizador del Campeonato anterior, elegir al Vicepresidente y Presidente del torneo de 1978, siendo designados Javier García de Leániz y Mario Mingo, respectivamente. Los numerosos asitentes a esta reunión fueron invitados por Minifútbol a una sangría, cuyo importe ascendió a 500 pts,-. Los restantes miembros de este Comité fueron los siguientes: Mariano Miramón (Secretario-Tesorero); Ignacio Román (Vocal de Relaciones Públicas); Carlos Barrio (Vocal de Material); Antonio Pérez (Vocal de Asuntos Generales); Abraham Matesanz (Delegado "Senior"); José Martín López (Delegado "Infantil"); Eusebio Mingo (Delegado "Femenino"); Francisco Salcedo (Delegado "Veterano"); Juan Márquez (Delegado de Campo); y Juan Ayala (Censor de cuentas).

Y el día 16, se celebra en los aledaños del flamante local vestuario-almacén-oficina, en que se ha transformado el invernadero, la Junta General de Participantes, en la que se procede a la formación de los 16 equipos de la Categoría "Senior", habiéndose clasificado los jugadores de las series 1ª, 2ª y 3ª en "A" y "B", así como los porteros. Asiste a la reunión Antonio Lozano (conocido popularmente como "Gainza"), pero los jugadores lo consideran demasiado mayor y le dicen que cuando los veteranos se pongan en marcha él tendrá su sitio entre ellos.

El 17 se actualizan las sanciones económicas (de 5 a 300 pts,-) por tarjetas mostradas, recaudándose la cantidad de 1.585 pts,- por este concepto. Dos días después, se convoca a los representantes de los distintos equipos para conocer los nombres de cada conjunto, sortear las camisetas, nombrar capitanes, etc. En cuanto a los nombres, algunos de ellos son larguísimos ("Al chibiri chibiri coco de fresa limón y moco", "Al chibiri chibiri menta que pone la pilila contenta", "Cuando nos pica el trasero nos lo arrascamos con esmero") e incluso con referencia a una campaña publicitaria de venta de pisos en una barriada nueva de Madrid, como era el "Te compro un piso en Moratalaz" (había un anuncio que consistía en una canción en que una niña lela decía: "mi papá ha comprado un piso en Moratalaz y en toda la familia reina la felicidad").

El 21 de julio, Nacho Román se encarga de organizar el sorteo de la Categoría "Infantil" en el Bar Flores, corriendo por su cuenta las consumiciones que efectuaron. A partir de ese momento y como podréis ver en alguna de las revistas, Nacho ("Aspirino") se va a transformar en "Sor Inés" dado el cuidado y cariño con que trata a los 64 críos. Entre estos niños debutó Alfonso Rodríguez de Sadia, que, con el transcurso de los años, se convertiría en gimnasta olímpico en tres olimpiadas, amén de campeón de gimnasia de Estados Unidos (cuando disfrutó de una beca en ese país); fue considerado el mejor gimnasta español después de Joaquín Blume, siendo el primero del mundo en efectuar el triple mortal a la salida de la barra fija. 

Como inicio del Campeonato ya está institucionalizada la Cubata Olímpica, para cuya celebración se solicita el oportuno permiso al Ayuntamiento. En torno a 40 minifutboleros y minifutboleras participaron en su recorrido, no conservándose ningún recuerdo gráfico del tranquilo discurrir del líquido emegeriano por las calles de la Colonia de Torrelodones. 

 La ceremonia inaugural de Minifútbol'78, consistió en la entrada al campo de la Cubata Olímpica, prevista para las 8 de la tarde, y a continuación la presentación de los 16 equipos participantes en la Categoría Senior, desfilando igual número de chavalas portando la bandera de cada equipo y acompañadas por dos niños cada una. Estas chicas fueron las siguientes: "Mamencita la buena", "Minga Mayor", "La Leti", "Tintona", "Minga Menor", "Camarera", Pilar Fiter, Sol Mingo, Gemma, Carmen Carrasco, Mª José Mingo, María Fiter, Lupe, "Entremingas", "Sara la intrusa" y "Buenorra". Al paso de cada bandera, se relataron los nombres de los integrantes de cada equipo. Si pinchas aquí, puedes ver el programa y alguno de los espacios de la maratoniana emisión de Radio Johnny Lapho de aquella tarde-noche, que fue llevada adelante por Mario Mingo.

La primera revista, el número 27, ve la luz el 5 de agosto, publicándose durante este verano únicamente 6 ejemplares, hasta el número 32 que sale el 16 de septiembre, a causa de las múltiples tensiones que se van produciendo a lo largo del Campeonato (en el editorial del número 28, ya se muestra la preocupación por el ambiente decaído del Mini). Se dejan de hacer los cronicones, pero sí se mantienen los pasatimes con su correspondiente premio de cartón de tabaco, premios que son ganados todos por Antonio García Escuder; recientemente nos hemos enterado que Antonio se reunía con otros tres amigos (entre los que se encuentra Roberto Suárez) y, juntos, para ahorrarse comprar cada uno una revista, resuelven los mismos. Una vez con el cartón de tabaco en su poder, se lo vendían al padre de Antonio y se repartían el dinero entre los cuatro.

En la revista se publica en capítulos el cuento "Merluzinger Z", inspirado en la serie de TV de dibujos animados "Mazinger Z" (una más de las numerosas series de dibujos japoneses de aquellos años, "Heidi", "Marco", "La abeja Maya", etc.). En la zona de atrás de "Torresana", al otro lado de la calle Manuel Pardo, se encontraba "Villa Eulalia". Esta casa era propiedad de Dª Eulalia, una curandera muy famosa de Torrelodones, a cuya consulta asistía muchísima gente procedente de toda España, que desde la madrugada hacía cola apoyándose sentados en la tapia de "Torresana". César González Ruano, periodista muy conocido de aquella época, le dio las gracias en su columna de ABC por haberle sanado de una dolencia que los médicos no habían sabido hacerlo. Pues bien, Villa Eulalia fue comprada por Serapio Calvo para construir unas viviendas para sus empleados, y para hacer la cimentación fue necesario el empleo de bastantes barrenos con sus consiguientes sustos y explosiones e incluso caída de algunas piedras grandes a la zona de la huerta lindante con el campo; para combatir aquel "ataque", el Mini creó el "Merluzinger" (Pepe Pavón) que tenía su guarida en el pilón repleto de latas vacías, al haber derribado "Bolus pequeñuus medaina dos" (Jaime Medina) el laboratorio de energía fotolibacionaria (Torresana) de Yumi-Mingus (Mario Mingo). El "Merluzinger" era tripulado por "Chacal Cañuto" (Jaime Caballer) y se mantenía a base de libación Z. En este relato aparecen otros jugadores como Juan "el Pesca" ("Dr. Infierno"), Epifanio Martín ("Bruto Mecánico"), Julián Nieto ("Barón Ashler"), Marta Orozco ("Buenorroyaka")....... 

El 22 de agosto, en el diario ABC, por primera vez aparece una reseña sobre el Mini a nivel nacional.

El 21 de octubre MINIFÚTBOL se da a conocer a toda España gracias a Luis Rodríguez de Sadia, quien nos pone en contacto con Julián Reoyo, redactor-jefe del diario deportivo AS. Este periódico (editado a diario en blanco y negro), tenía una edición especial los domingos que se llamaba AS COLOR, por imprimirse en color. Pues bien, las páginas centrales de dicho día, fueron ocupadas por un reportaje sobre el Minifútbol de Torrelodones. Si quieres verlo, pincha aquí.

Dado que Juan Carlos Román ("Moño") se encuentra realizando la mili en Gerona, este año no se hacen los himnos de los equipos. Tampoco se llega a lanzar la colección de cromos que tanto éxito obtuvo el año anterior, si bien se habían realizado bastantes de ellos, incluso algunos coloreados (si quieres verlos pincha aquí).

Con objeto de recaudar fondos, se realizan sorteos semanales (4) de jamones, siendo agraciados con ellos Pura Delgado, Tomás Suárez, Agustín Rodríguez (a continuación de sufrir la rotura de sus gafas a consecuencia de un balonazo recibido en la torreta mientras retransmitía un partido) y Javier Laorden También se sortea un cordero de 13 kilos de peso, tocándole a la madre de Antonio Pérez ("Bichofeo"), quien opta por cambiarlo por igual cantidad de carne de todo tipo. Con esta misma finalidad, se venden 150 camisetas con el emblema del Minifútbol, dejándose sin pagar otras 24, y sus compradores pasean orgullosos sus camisetas minifutboleras por las playas españolas e incluso por el extranjero.

La emisora "Radio Johnny Lapho", en su nuevo emplazamiento, es la gran animadora del Campeonato. antes de cada partido se emite la "sintonía de combate" (versión instrumental de la canción weels) y a continuación el "Disquero Loco" no cesa en la narración de los encuentros. A diario, Mario Mingo y Javier García de Leániz, con el fondo musical de la canción Flip-Flap, realizan los "Diez Minutos Locos de Radio Johnny Lapho", espacio durante el que ambos van improvisando sobre la marcha noticias y comentarios tanto de jugadores como de los espectadores que acuden al campo.

El momento de mayor éxito de nuestra emisora se produce en la tarde-noche del 14 de agosto, cuando encaramados en el andamiaje el "Disquero Loco" y "La Vieja", son alcanzados por múltiples botes de bebidas vacíos que les lanzan desde el campo. Al principio, los lanzadores son 8 ó 10, pero según transcurre la noche este número se multiplica. No obstante, los "locutores" no se amilanan y siguen provocando al personal, que insiste en sus lanzamientos, para lo que se aprovisionan de munición en el cercano pilón. Un proyectil impacta en la bombilla que hasta ese momento iluminaba la emisora, pero tanto unos y otros persisten en la batalla, hasta que a altas horas de la noche llegan a una tregua. Parece que con esta guerra se ha recuperado la alegría en el Mini, que se encontraba bastante caída. Podéis leer una narración de estos hechos en estas páginas extraídas de las revistas 29 y 32.

Pero días después, al reproducirse otra batalla de botes, alguien alcanza a "La Vieja" en la cabeza con un bote lleno de tierra, lo que hace exclamar a éste por primera vez la conocida frase lapidaria de "El Mini soy yo", para acto seguido proclamar su dimisión. Esta vez parece que va en serio, pero el dictador, ante la carta que le remiten todos los niños participantes en esta edición (revista 32) recapacita y, por ellos, promete diez años de Minifútbol. 

 

Las reuniones semanales dejan de celebrarse en el Bar Cedi para pasar a hacerlo a "La Rosaleda". Allí, en la terraza de tierra, todos los miércoles se dan cita en torno a 40 minifutboleros, alternándose noches de tensión (en las que Mario insiste en que el Mini es una dictadura ante las protestas del sector crítico, no exentas de cierto matiz político), a otras de verdadero escándalo y cachondeo. Todas estas reuniones tratan de ser moderadas por Abraham Matesanz ("Madre"), el cual,  en la reunión celebrada el 19 de agosto, a las 23,45, observó como todos los reunidos se alejaban rápidamente de la mesa al escuchar un siseo preocupante; "Madre" permaneció en su sitio y fue testigo de primera fila del fantástico vuelo que realizó la silla que hasta hacía unos segundos ocupaba "Vieja". La silla se elevó a 10 metros de altura y se oyó una fuerte explosión que despertó a todo Torrelodones (al caer, presentaba una de sus patas de sólido hierro, totalmente doblada). En otra ocasión, el local se vio súbitamente inundado por unas nubes grises, procedentes de la quema de petardos para topos.

Todos estos atentados fueron atribuidos por el regente del establecimiento, el paciente Valentín ("Cobardín"), a un jovencito que casualmente siempre se encontraba allí presente y al que se bautizó con el apodo de "Titi".   

 

Finalizando el Campeonato, Juan Ayala tiene la idea de implantar las quinielas en el Minifútbol. Cada columna del boleto cuesta 10 pts,-; se trata de predecir los resultados de los 8 partidos de la Categoría "Senior", en los que debe acertarse el ganador o perdedor de cada partido por diferencia de goles entre ambos equipos por más de 3 goles o menos, y por supuesto que también se contempla el empate. 

Únicamente se celebra una jornada de quinielas en la que solo se celebran 5 partidos (los otros 3 no tienen lugar por incomparecencia). Aún así, el mayor número de aciertos asciende a 3.

Se presentan un total de 39 columnas, recaudándose por tanto 390 pts,-, de las cuales el 55% iba destinado a premios (215 pts,-) y el 45% restante al Mini (175 pts,-). Ante la ínfima recaudación y el pésimo augurio de los apostantes, no se vuelven a celebrar las quinielas.   

 

2 boletos de quinielas

Mención especial merece un triste hecho que ocurrió entre los Campeonatos de 1977 y 1978.

Fallece súbitamente en su casa de Madrid la jovencísima y popular Angelines Moreno ("Polirrizos").

El Mini celebra una misa en su memoria el 22 de septiembre en el propio campo. La misa fue oficiada por el párroco de la Colonia, D. José Ramón Fernández-Baldor, y fue impresionante el silencio y respeto que presidió el acto, en un campo llamado desde pocos días antes "Estadio Pedro García de Leániz", y al que asistieron varios centenares de personas de todo tipo de ideologías y creencias.

Parecía como si el pueblo entero se encontrara allí, pues no se oyó un sólo coche ni ruido alguno en toda la Colonia mientras duró la misa.

 

 

La Fiesta Final de este Campeonato tuvo lugar el 30 de septiembre en el Club de Campo (abarrotado), tal como reza el cartel que aparece a la derecha.

El equipo de megafonía fue cedido gratuitamente, como el año anterior, por FEYMAR.

De coordinar la fiesta se encargaron Mario Mingo y Agustín Rodríguez, iniciando la misma, tras oírse el himno del Mini, Mario con las siguientes palabras:

"Buenas noches, señoras y señores. Bienvenidos todos, minifutboleros, a nuestra Fiesta Final que va a dar comienzo: la esperada entrega de trofeos de la octava edición "Senior", segunda "Femenina" y de "Veteranos", y primera "Infantil". Ha llegado.

Es el momento de agradecer los desvelos, la dedicación y el esfuerzo generoso a todos aquellos que han contribuido a la realización del Mini del presente año, que, como es habitual, ha superado todos los records de ediciones anteriores.

No queremos olvidar ahora a todos los mimifutboleros que han hecho posible esta Fiesta Final. Detrás de estas cortinas se ha luchado esta tarde incansablemente y aún se trabaja con rigor. Es justo que desde estos micrófonos les enviemos nuestro reconocimiento y nuestra gratitud. Se merecen un fuerte aplauso. (De acuerdo con lo solicitado, fuerte aplauso).

A todos vosotros, minifutboleros en general, os deseamos suerte en los trofeos y, desde aquí, lanzamos un aviso: os esperamos el próximo verano en la novena edición de Minifútbol". (Atronadora ovación, mientras se descorren las cortinas que dejan ver todos los trofeos, al tiempo que suena el himno del Mini).

A continuación se inició la entrega de trofeos, estableciéndose que las medallas conmemorativas (una por participante) fueran entregadas por el equipo que las recibá en primer lugar al siguiente y así sucesivamente, mientras que los trofeos de equipos serían entregados por el Comité Organizador y los individuales por cada donante respectivo. Cada vez que salía un equipo a retirar sus medallas, Mario daba lectura a los nombres y apodos de todos sus integrantes, relatando la trayectoria del conjunto en el Campeonato. Si quieres ver la relación de premiados pincha aquí

Alternándose con la entrega de trofeos fueron desfilando por el escenario las diferentes actuaciones que animaron la larga noche. Con un éxito rotundo se pueden calificar las interpretaciones del "Coro Fondo Sur", integrado por Javier García de Leániz, Germán Guilabert. Paco Salcedo, Luis Zorrilla, Nacho Román, José Tintó y algún otro más; sus himnos de guerra ("Que vienen, que vienen", "Salvajes, ¿queréis cerveza?", "Oh benuno", "Oh gilé", "Que te han pillao", "Somos del Mini" y "Que se van, que se van"), bastante añorados este año, fueron coreados por todo el público.

Acto seguido se efectuó la subasta de un balón firmado por los jugadores del Real Madrid y donado por Paco Hernández-Coronado, que se lo adjudicó Luis Rodríguez de Sadia por 5.100 pts,-. Cerrada la subasta subió al escenario el conjunto de música estridente e ininteligible "The Tainta me Shurte of the Pezón de la Alegría Blues Band", que, encabezado por Carlos Barrio y Eusebio Mingo, volvió a rozar la locura y sordera del personal asistente. Para restablecer el ambiente, Juanito Ayala hizo reír ininterrumpidamente a todo el público con sus imitaciones perfectas de Jerry Lewis en el "Show de los martes".

Entre copas y copas, Jaime Medina, con su voz susurrante, puso un poco de paz y sosiego entre los asistentes interpretando tres canciones melódicas y countries. Pero, a continuación, "Los Campailleros", más conocidos como "Los Obispas de Badajoz" (Juan Márquez "Delegatum",  Juan "Rubio" y "Farina") enervaron a los asistentes con sus trinos aflamencados. Y seguidamente, la mexicana Julia Gurrea acompañada en los uyuyuyuí y ayaayay por la "Vieja", asombró a toda la concurrencia con su portentosa voz y buen gusto cantando rancheras.

Como cierre de las actuaciones, Juan Ayala ("Angustinhas"), se encargó de subir el ánimo de todos al máximo, con sus sensacionales imitaciones de Camilo Sesto y Raphael. Y a continuación se sorteó la tradicional cesta formada con las aportaciones de los minifutboleros y diversos establecimientos, sin que se conserven la relación de los artículos que la conformaban, ni el agraciado con la misma.

Intercalado con estas actuaciones y la entrega de trofeos, Mario Mingo realizó un resumen perfecto del Campeonato de 1978:

RESUMEN DEL CAMPEONATO

- Cambio de nombre del terreno de juego por el de D. PEDRO GARCÍA DE LEÁNIZ, como expresión del ideal minifutbolero, plasmado en nombre tan especial para nosotros y de tan honda significación en Torrelodones.

- Campo de juego remozado y puesto al día, así como instalación luminosa desde la primera jornada.

- Uniformidad de los equipos gracias a las camisetas donadas por el Mini. Igualmente ocurre con los símbolos de los equipos, con un conjunto de banderas a juego con las camisetas.

- Record de participantes: 16 equipos de "Seniors", 4 de "Veteranos", 6 "Femeninos" y 8 "Infantiles". 

- Record climático: ni una sola gota de agua caída en todo el Campeonato.

- Record deportivo alcanzado por una figura señera en el Mini: Abraham Matesanz ("Madre"), que, tras siete años de buscarlo, consigue proclamarse Campeón de la Categoría "Senior".

- Record negativo, con un porcentaje elevadísimo de partidos suspendidos, por una total falta de deportividad en una serie de participantes, que hace que se hayan dejado de jugar más partidos en este año (21) que en el total de Campeonatos celebrados hasta la fecha.

- Record de asistencia profesional por parte de nuestro locutor particular de Radio Johnny Lapho: Agustín Rodríguez ("Disquero Loco"), que batió su propia marca de asistencia, transmisiones e informaciones minifutboleras.

 

Como acto final de Minifútbol'78, se celebra el día 1 de octubre un partido-reto entre el equipo "clásico" de Minifútbol, integrado por Javier García de Leániz, Mario Mingo, Abraham Matesanz y Epifanio Martín -sin lugar a dudas los cuatro principales artífices del Mini de los años 70- y una selección de la Categoría "Veteranos", formada por José Luis Berzal, Alberto Matesanz, Antonio Martín-Calderín, Paco Hernández-Coronado, Antonio Lozano, Antonio Robles, Luis González y Luis Vega. Se trataba de un reto que ganaría el equipo que primero llegara a marcar 20 goles, dándoles los "clásicos" a los "veteranos" una ventaja de 15 goles. El perdedor del partido invitaría a comer al vencedor. Se inició el encuentro con un 17-0 a favor de los "veteranos", pero al final del mismo el resultado fue de 20-17 a favor de los "clásicos". En el mes de diciembre, los perdedores ofrecieron una extraordinaria paella en el Bar Flores a los ganadores.

Equipo "clásico". De izquierda a derecha: Jesús Campesino (manager); Javier García de Leániz; Mario Mingo; Epifanio Martín; y Abraham Matesanz.

Como conclusión del Campeonato de 1978 podemos decir que se dejaron notar, sin duda, las diferentes formas de pensar de los que participaban en el Minifútbol y de otras gentes que lo seguían de cerca. En pequeña escala, fue como un resurgir de viejos resentimientos que, desgraciadamente, se dejaron sentir en el transcurso del Campeonato, poniéndolo seriamente en peligro en diferentes ocasiones. El Fondo Sur apenas existió, salvo en las ocasiones esporádicas de ataques a la emisora, alguno de ellos con bastante mala intención por parte de algún desequilibrado o gracioso en extremo. De los 120 partidos programados para la Categoría "Senior", se dejaron de jugar 21, un porcentaje altísimo. Todo esto, tuvo sin duda su repercusión en el aspecto económico, dado que se recaudaron 624.315 pts,- (incluidos ingresos por el bar y donaciones), frente a 642.565 pts,- de gastos, lo que supuso un déficit de 18.250 pts,-.

A finales del Campeonato parecía que el Mini estaba tocado de muerte, pero pronto llegó el otoño, el invierno y la primavera, más de nueve meses que servirían para recobrar ánimos y volver al verano siguiente con la edición número nueve de nuestro Campeonato. 

Datos del Campeonato

Los Datos del Campeonato pueden consultarse en "Competiciones anteriores" > VIII Campeonato de Verano: 1978

También puedes hacerlo en "La Revista del Mini" > 1978: Un año difícil 

***************

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1979.- NACE DON CUBATO

 *******************************