1979. NACE DON CUBATO

Si 1978 fue el año en que, por primera vez, la diferencia de ideologías y clases sociales influyó negativamente en el Minifútbol, llegando a poner en peligro su continuidad, 1979 superó con creces al anterior, produciéndose duros enfrentamientos personales que fueron protagonistas en algunos partidos y en numerosas reuniones, afectando no sólo a determinados jugadores, sino que también esto se trasladó a un sector del público. Pese a ello, y con ánimo de superar el "bache" de 1978, se introdujeron muchas novedades.

El equipo directivo, una vez más, está presidido por Javier García de Leániz ("La Vieja"), quién, en un acto dictatorial supino, se autonombra a si mismo.

A la derecha puede contemplarse el acta de la reunión celebrada el 3 de julio de 1979, en la que se produce la "elección" de Javier como Presidente. Si quieres ver el texto íntegro de esta designación pincha aquí.

Como Delegado de la Categoría "Senior" y responsable directo de la Organización con los jugadores se nombra a Mario Mingo (este año "San Ginés"), asumiendo el papel de "hombre duro" para hacer frente a las decisiones difíciles, librando de ellas a Javier, lo que le ocasionará más de un disgusto y enfrentamiento, conduciéndole finalmente a dimitir de este puesto el 9 de septiembre. Y haciendo pareja y frente con Mario, se sitúa a Paco Delgado ("Pepo Mari") como Secretario Tesorero.

Ambos, en múltiples reuniones, se encargan de proclamar ante ciertos minifutboleros que el Minifútbol es una dictadura, término que es rechazado siempre por estos últimos al darle un significado político al mismo, que consideran inadmisible en la reciente democracia española.

 

 

Luis Rodríguez de Sadia ("Canilópolus" o "Jenofonte"), aquél hombre que no se perdía un partido de Mini apoyado en un árbol y al que en principio nadie conocíamos, adquiere un papel fundamental, proporcionándonos multitud de cosas y medios de los que hablaremos en estas páginas: difusión del Mini a través de Radio Intercontinental, vallas publicitarias, moto, focos, kiosco, etc. Nuevamente lamentamos su pérdida con tan sólo 52 años, pues estamos seguros que con su ayuda, como auténtico enamorado del Minifútbol, éste habría alcanzado cotas totalmente impensables.

Forma parte también de esta directiva Agustín Rodríguez ("Disquero Loco"), como responsable de la emisora, que se instala, al igual que el año anterior, en mitad del seto de arizónicas en lo alto de un andamio de tres módulos prestado por Antonio Robles ("Apisonador"). Manolo López ("Obrero") tiene una idea genial y dota a la emisora de un "ascensor": con una caja de plástico de refrescos vacía, atada a una cuerda, se elevan mediante una polea hasta la emisora las "libaciones" necesarias para saciar la sed de los locutores. PHILLIPS nos prestará un amplificador, un reproductor de cassettes y unos altavoces de intemperie, encargándose Luis García Alonso ("Luipa") de poner los restantes elementos, así como de su montaje y mantenimiento.

Un personaje nuevo aparece en nuestro entorno ofreciéndose a ayudar en todo lo que resultara necesario, al igual que el año anterior lo hizo José Martín López ("Superobrero"). Se trata de Angel Arellano, hombre tímido pero capaz de conseguir "todo", hasta un cabrón (sí, no es un taco, sino un macho cabrío). Por entonces José María Iñigo tenía un programa en televisión en el que se ayudaba de un ser extraño al que llamaba el conseguidor, cuya misión era conseguir cosas. El bueno de Angel fue bautizado como "Conseguidor" y llegó a conseguir lo más difícil para él por aquellas fechas... una mujer sensacional llamada Pilar.

Del desarrollo de las  Categorías infantiles y femenina se ocupó Nacho Román ("Sor Inés"), con una organización un tanto anárquica, que condujo a que no se celebrara alguno de los partidos programados o se extraviaran los resultados de otros. Por su parte, Jesús Campesino ("Susi Payaso"), tuvo la idea de crear una Categoría Mini-Infantil (a la que posteriormente se llamó "Chupete"), con la participación de niños y niñas menores de 9 años y separados en dos subcategorías en razón del sexo. De estas Categorías no se conservan ni los autores de los goles, ni los agraciados con algún trofeo.

Forman parte también de este equipo directivo Mariano Miramón ("Grifos"), quien realizará una labor en la sombra aportando múltiples ideas que serán llevadas por él a la práctica; César Palomo ("Monaguillus"), haciendo de todo y cumpliendo perfectamente las mil y una tareas que le encomienda "La Vieja"; y Juan Márquez ("Delegatuum"), que vuelve a ejercer de Delegado de Campo y vendedor incansable de papeletas de todo tipo de sorteos y revistas.

Nuevamente se introducen algunas modificaciones en las normas (si quieres verlas pincha aquí), estableciéndose la expulsión del Campeonato de los jugadores que falten a tres partidos, siendo sustituidos por otros en lista de espera, de hecho esto se llevará a cabo expulsando a dos jugadores; se revisan las sanciones económicas por tarjetas, si bien este año no llegan a aplicarse, y se establecen partidos de suspensión en base a las tarjetas recibidas. Por otra parte, se establece que todos los anuncios relativos al Campeonato se publicarán en tres bares bastante frecuentados por los minifutboleros, y así se designan el Bar Cedi, El Pesca y Chicharos.

Las inscripciones se formalizarán, un año más, en el Bar Flores, entre los días 4 y 16 de julio, para las Categorías masculinas. El importe para la Categoría "Senior" se fija en 600 pts,-, comprendiendo a los participantes a partir de los 16 años sin límite de edad, por lo que varios jugadores veteranos del año anterior se apuntarán en esta Categoría, dado, por otra parte, que este año no se prevé la celebración de la Categoría de "Veteranos".

Se crea la Categoría "Juvenil", con ánimo de subdividirla en "Infantil" (de 9 a 12 años) y "Junior" (de 13 a 16 años), pero finalmente sólo existirá una Categoría con la denominación de "Infantil". El importe de la inscripción asciende a 300 pts,-

A los participantes en estas Categorías se les entrega una camiseta serigrafiada en el pecho con el anagrama que aparece a la izquierda. A los porteros "senior" se les iba a entregar también un chandal, como se hizo el año anterior, pero a finales del mes de junio son robados del chalet de "La Vieja", junto con toda la ropa de verano de su familia.

Carteles anunciadores de la inscripción de las Categorías citadas

Gracias a la gestión de Luis Rodríguez de Sadia, se cierra totalmente el fondo del campo que da a la calle Jesusa Lara con grandes vallas publicitarias instaladas por la empresa PROMEX. Con ello se va a evitar que muchos balones marchen fuera del recinto, con lo que se ganará muchísimo tiempo. Con este mismo fin y para proteger la casa de Pedro García de Leániz, se colocan otras dos grandes vallas publicitarias tras la tribuna del corner sur, tribuna que ha sido ampliada gracias a la aportación gratuita de materiales de construcción por Antonio Robles (por un importe aproximado de 13.000 pts,-), también se renuevan los asientos de esta grada. 

Las dos vallas citadas fueron decoradas por Alvaro Ackerman ("Bandera") pintando en ellas las nuevas letras de Minifútbol (con las que se pretendía dar un aire innovador) y su mascota, Don Cubato, de la que hablaremos a continuación. No obstante, no se terminaron de pintar completamente estas vallas. Alvaro también participará activamente en la revista, ilustrando muchas de sus páginas con sus fenomenales dibujos. 

NUEVAS LETRAS DEL MINI

"La Vieja" piensa en una nueva mascota para el Mini y Juan Carlos Román ("Moño") plasma la idea en un dibujo. Ellos son los "padres" de Don Cubato, muñeco orondo dado el enorme contenido que quiere simbolizar su imagen: un casco, representa al técnico (ingenieros, arquitectos, etc.); una paleta, al trabajador manual (albañiles, oficios varios, etc.); un lápiz y un libro, al estudiante; la corbata, al ejecutivo. Todos estos elementos convergen en la nueva mascota, que, con su ojo cerrado, ignora los malos modos y preocupaciones que se dan frecuentemente en el quehacer diario. Él es independiente y no tiene ideología alguna, sólo pretende disfrutar jugando al fútbol y engordar día a día incorporando nuevos elementos a su singular corpachón.

Julio Uruñuela ("Xulius"), se incorpora al Mini engatusado por las palabras que sobre nuestros campeonatos le ha dicho "Canilópolus" y desde un principio se convierte en un incondicionable colaborador. Nos proporciona unas pegatinas con el anagrama de este año, pegatinas que son vendidas para recaudar fondos al precio de 10 pts,-, recaudándose por este concepto 1.950 pts,-. 

También Luis, nos consigue un kiosco doble para instalar nuestro bar. Este kiosco lo proporciona KAS, pero hay que vender sus productos, entre los que está el kascol que resulta francamente inferior a la coca-cola e incluso a la pepsi; no obstante, Minifútbol bate el record de ventas en España de este producto, que no tiene nada que ver con la naranja o el limón que son muy buenos. Por supuesto que, escondidas, se dispone de coca-colas para poder realizar unas "libaciones" en condiciones. Respecto a la cerveza no hay restricciones por parte de KAS y Mahou se convierte en nuestro suministrador oficial. El kiosco presenta una pega y es que no dispone de neveras eléctricas, por lo que hay que alquilarlas. 

La revista se edita por primera vez a base de fotocopias. Se trata de reducir el número de páginas, pero incluir otras de renovado interés. El primer número, el 33 con 11 páginas, ve la luz el 27 de julio, vendiéndose 99 ejemplares. A este siguen nada más que cuatro, como indicativo de que el ambiente que impera este año en el Mini no es todo lo bueno que debiera ser, y así, del 34 se venden 89 ejemplares, del 35 baja la venta a 73, y de los dos últimos, 36 y 37, únicamente 54 (este último número constó de 18 páginas, y salió a la venta el 15 de septiembre, por lo que ya no recogió los resultados de las jornadas finales). Sólo en uno de estos ejemplares, el 36, se publicaron los tradicionales "pasatimes", premiándose al acertante con una bolsa de deportes (no queda constancia de que hubiera acertantes). La revista se vendió al precio de 25 pts,-. y para depositar colaboraciones se colocó un buzón en el kiosco del bar.

En cuanto al material deportivo, se compran 9 balones y una bomba realizando un auténtico derroche, También se compran unas redes nuevas para las porterías. Y PHILLIPS nos regala 6 focos, con lo que el pequeño campo queda iluminado perfectamente. Ni que decir tiene que en esta última gestión de los focos volvió a intervenir Luis.

El 21 de julio, tiene lugar la Junta General de Participantes para formar los diferentes equipos en las Categorías "Infantil" (no se pudo desdoblar como se pretendía) y "Senior".

Dado el número de inscritos a priori en la Categoría "Senior" (96), se forman 16 equipos, dividiéndose en dos grupos, que jugarán una liguilla a una sola vuelta en cada grupo, determinándose el orden final de clasificación tras realizarse una serie de emparejamientos directos según los puestos obtenidos (1º contra 1º, 2º contra 2º, y así sucesivamente). Al término del Campeonato ordinario, se establece por primera vez un torneo de Copa, encuadrándose los 16 equipos en 4 grupos, disputándose en cada uno de ellos una liguilla de la que se clasificarán los dos primeros de cada grupo para cuartos de final; los ganadores disputarán las semifinales, y los que triunfen en éstas jugarán la final.

En la Categoría "Infantil" se forman 10 equipos, que jugarán un campeonato de Liga a una sola vuelta y, posteriormente, y al igual que los mayores, la Copa. 

Los goles de los torneos de Copa no se sumarán a los de Liga a efectos de máximos goleadores y mínimos goleados

El IX Campeonato de Minifútbol se inició el 27 de julio, finalizando el 29 de septiembre, y nuevamente se bate el record de participación, ascendiendo a 256 jugadores (34 más que el año anterior) los que disputan el Campeonato: 99 "senior"; 73 "infantiles"; 32 "féminas"; 28 "mini-infantiles masculinos"; y 24 "mini-infantiles femeninas". 

No obstante, el resultado deportivo es bastante decepcionante, pues en la Categoría "senior", de 95 partidos programados se dejan de jugar 29, es decir, más de un 30% (64 partidos de Liga de los que dejan de jugarse 18, y 31 partidos de Copa de los que no se disputan 11). 

Y, lo que es más preocupante, en la Categoría "infantil" no llegan a jugarse 6 partidos.de un total de 54 encuentros programados.

Sin embargo, se produce un aspecto positivo y es que unos cuantos minifutboleros descubren, a través del Mini, a la mujer de sus sueño, como, por ejemplo, "Jodepostes" a "Tintina"; el "Obrero" a la posterior "Nefertiti"; o incluso "Pornógrafo" a "Grossa". Y, también, los minifutboleros se casan y facilitan sus invitaciones de boda para su inclusión en la revista (hay varias de ellas publicadas, consulta las revistas del año 1979).

Entre los inscritos en la Categoría "Infantil", es de resaltar la presencia de un niño llamado José Miguel Antúnez ("Castacaplás"), que, aparte de demostrar unas muy buenas dotes futbolísticas, con el transcurso de los años se convertirá en base de los equipos de la Liga ACB de Baloncesto Estudiantes y Real Madrid, y también de la Selección Española. Y en ambas Categorías hay algunos equipos con nombres bastante largos, al igual que en los últimos años anteriores; de ellos destacamos el que puso Mario Mingo a su conjunto ("Maradona tengo el culo inquieto"), y al que al oírlo la mayoría de los presentes preguntó que era eso de "Maradona" (este fantástico jugador empezaba a destacar en Argentina, siendo todavía prácticamente desconocido en España y en el resto del mundo).

Tras la formación de los equipos de la Categoría "Senior", se procede por los allí reunidos a seleccionar a los jugadores que el día de la inauguración de MINIFUTBOL'79 se enfrentarán a un combinado de jugadores de Primera División retirados e Interviú-Hora 25. Al verse fuera de él Antonio Pérez ("Bichofeo"), Tomás Gª Soria ("Dr. Freüd") y Angel Rodríguez ("Paipas"), protestan, a lo que les responden Mario Mingo ("San Ginés") y Paco Delgado ("Pepo Mari") que el Mini es una dictadura y se hace lo que deciden los organizadores. Esta exclusión y, sobre todo, la expresión "dictadura" no será perdonada por el grupo del que forman parte los excluidos, enturbiando gravemente el ambiente del Campeonato, hasta el punto de que en el partido que enfrente a Mario y Antonio el 4 de agosto, está a punto de producirse un gravísimo altercado, al ser continuos los gritos de "mátale" o "a por él" proferidos por Antonio o por su compañero de equipo Juan Vicente Ruisánchez ("Sidrero"), gritos que son secundados por algunos espectadores, cada vez que Mario encara a sus contrarios con el balón en los pies. Al término del durísimo partido, Antonio le ofrece la mano a Mario y este la rechaza, presenciando este hecho Germán Guilabert ("Avellano"), que, posteriormente -con ocasión de un partido en que su equipo no contaba con elementos suficientes, Mario, en nombre de la organización, lo suspende-, originará que Germán se sume al grupo de los descontentos. Todos estos hechos constituyeron una auténtica losa para el buen desarrollo del Campeonato. En diversas revistas se pueden contemplar cartas y artículos reclamando la vuelta a los "viejos tiempos".

Las clásicas reuniones semanales para sortear horarios, designar árbitros, etc., van a celebrarse los martes, a las 11 de la noche, en "La Rosaleda", siendo la asistencia libre. Ello, unido a la presencia en todas ellas del grupo de descontentos, a los que se suman "artificieros" (lanzadores de petardos, bombas fétidas y cartuchos de humo para topos), ocasionará que muchas de ellas, dentro del ambiente de risas y cachondeo, acaben en ocasiones en verdaderos enfrentamientos personales.

A lo largo del Campeonato se celebraron varios sorteos con el fin de obtener fondos. Así, se rifaron 2 chandals (por gentileza de KAS), resultando agraciados el Sr. Redondo y Serapio Calvo (por entonces Alcalde de Torrelodones), y 4 jamones, que les tocaron a Luis Alonso, Serapio Calvo, Enrique Palacios y su socio Fidel Revilla.

En la fiesta final se sorteó un ciclomotor TORROT (que apareció "milagrosamente" sin costar un duro, gracias de nuevo a las gestiones de "Canilópolus"), sin que nadie reclamara el premio, con lo que se reservó para el año próximo. Se recaudaron 63.800 pts,- de este sorteo.

En la tarde del 26 de julio, en "La Rosaleda", Luis Rodríguez de Sadia comunica a Javier que, al día siguiente, han de presentarse en Radio Intercontinental algunos personajes representativos del Minifútbol, con objeto de hablar sobre nuestros Campeonatos en el programa "Madrid, ayer, hoy y siempre" que dirige y presenta Fernando Forner, uno de los locutores de radio más conocidos de aquella época.

Se decide que acudan al programa Javier García de Leániz, Mario Mingo y Juan Márquez, y a toda velocidad se confecciona el cartel que figura a la izquierda y que se coloca en prácticamente todos los bares de Torrelodones.

Al día siguiente, no hay un sólo local de nuestra localidad que, a las 10 de la mañana, no esté sintonizando Radio Intercontinental, y la población de Torrelodones se emocionó cuando oyó a través de los receptores los acordes del himno del Minifútbol.

Si quieres leer la trascripción literal de este programa pincha aquí.

El 28 de julio de 1979 tiene lugar la inauguración de la novena edición de Minifútbol. Se anuncia con carteles realizados en imprenta, de 50 x 40 centímetros, de los cuales no se conserva ninguno. Esta inauguración consta de varios actos:

El primero de ellos es la "Cubata Olímpica", que es seguida por un grupo de unos 20 minifutboleros, con menos entusiasmo que en años anteriores. Acompaña a la cubata el land-rover de Pedro Narváez, incluido un equipo de megafonía móvil aportado por él mismo, encargándose el "Disquero Loco" de proclamar a los vientos de la Colonia de Torrelodones el discurrir del cortejo, que visita los siguientes bares: La Gardenia, El Vasco, La Rosaleda, La Pera, Chicharo's, Carucho, La Cantina, Miralmonte, Flores y una sucursal ambulante del Pesca. La cubata es filmada por "Avellano", y ya en ella se producen algunas tensiones entre los "cubateros". Incluimos algunas imágenes de la misma, obtenidas de la mencionada película (si quieres verlas pincha aquí.).

Mientras tanto, un equipo de famosos y jugadores del entonces imbatible campeón de fútbol-sala Interviú-Hora 25, tras echar unas partidas de mus en La Gardenia, se han vestido con camisetas amarillas de Minifútbol, en casa de D. Ezequiel Puig Maestro-Amado ("Villa Concepción", que estaba donde actualmente se encuentra "Villa Fabriciano". Esta casa databa de 1926 y era una de las tres viviendas que había en el antiguo recinto de Torresana). A la izquierda aparece este ejemplar de niño que desde pequeñín, por las noches y en pijama, se acercaba desde la casa de su abuelo Ezequiel al campo "Pedro García de Leániz" a ver los partidos que allí se jugaban, con el sueño de poder jugar al Mini cuando fuera mayor. Y cuando fue vendida la finca, las viejas porterías minifutboleras acabaron (como ya hemos dicho en algún capítulo anterior) en su casa en La Navata. Como alguno ya habrá deducido, nos estamos refiriendo a Javier Belda Puig, también conocido como "Filamento". Y por aquel entonces vino al mundo un personaje singular, Abraham Matesanz Barreno ("Madrín"), del que no hemos conseguido una foto de recién nacido por imperativo maternal.

Cuando la cubata irrumpe en el campo, los famosos ya están impacientes por enfrentarse a la selección del Mini. Entre los primeros, cuya presencia -que se repitió en otras ocasiones- fue posible gracias a la gestión de Julián Reoyo, destacaban José María García (el superpopular "Butanito", el de Pablo, Pablito, Pablete..., los de la poltrona..., etc.), Ufarte (recién retirado del Atlético de Madrid), San Román (exportero del mismo equipo), Héctor Rial (uno de los artífices de las 5 primeras copas de Europa del Madrid).

El partido, muy igualado, fue ganado finalmente por las figuras por un apretado 17-14. Si quieres ver la reseña del mismo y más fotografías pincha aquí.

Al término del partido se ofreció una parrillada a base de sardinas, que fueron aportadas gratuitamente por Joaquín Mur, y chuletas de cordero por parte de Minifútbol. Estas últimas se vendían a 25 pts,- la unidad, lo que dio origen a críticas procedentes del sector disconforme de este campeonato.

Aparte del referido partido inaugural, había provocado casi igual expectación la anunciada corrida de "Vicho". Sólo los organizadores sabían de qué se trataba. Sobre las 11 de la noche, se aparcó un furgón con su puerta trasera encarada con la puerta de acceso al campo, mientras se oían unos golpes fortísimos procedentes del interior del furgón. Los asistentes se escondieron detrás de los árboles e incluso más de uno se encaramó a sus ramas, pues temían que de aquel vehículo saliera una vaquilla o algo similar... y no se equivocaron, pues al abrir la puerta saltó al campo un enorme macho cabrío, con una impresionante cornamenta. "Vicho" oteó el panorama y no le debió gustar nada, pues tomó las de Villadiego por la misma puerta que había entrado. Indignados los minifutboleros ante tal desplante, iniciaron veloz carrera tras él, consiguiendo inmovilizarle cerca del paso a nivel, desde donde volvió al campo a lomos de Alvaro Ackerman ("Bandera"), que lo volvió a soltar en el campo. Otra vez todos a cubierto, pero estaba claro que a "Vicho" aquello que veía no le gustaba nada y volvió a huir. Esta vez, los minifutboleros anduvieron más rápido y pronto lo acorralaron, por lo que el muy cabrón se metió en el jardín de la familia Mur y, aprovechando que la noche era calurosa, se dio un baño en la piscina. De nuevo "Bandera" se hizo con él y se lo llevó a su casa encargándose de su cuidado.

"Vicho", que había sido comprado por "Conseguidor" a un pastor de Hoyo de Manzanares por 10.000 pts,-, se encontró cómodo en su nueva vivienda, pues su encargado lo sacaba todos los días a pasear atado con una correa y se alimentaba con las flores del jardín. Cuando acabó con las existencias de flores, la madre de "Bandera" lo expulsó, por lo que le hicimos un corral junto al campo como mascota oficial de Minifútbol junto a Don Cubato. Pero al llegar la noche, "Vicho" se encontró solo y tuvo miedo, por lo que le pegó un par de cornadas al cercado y se fue a jugar al mus a La Gardenia (todas las noches había partidas en este bar). Uno de los camareros, Daniel, cariñosamente llamado "Cara Cuervo", se encaró con nuestra mascota y lo echó con cajas destempladas. Y no volvimos a saber nada más de "Vicho".

Como acto final de aquella tarde-noche inaugural, se celebró una cucaña para niños, pero a esas horas el estado etílico de los cronistas que asistieron a aquellos actos, unido al cansancio lógico de preparativos y participación en los diferentes eventos, les impide recordar lo que pasó.

El 11 de agosto estaba previsto dar lectura a una declaración programática, pero los desagradables acontecimientos producidos días antes, aconsejaron no difundirla. No obstante, ante la dimisión presentada por Mario Mingo el 9 de septiembre, cansado de la persecución a la que ha sido sometido y consciente de que su permanencia entre los organizadores puede resultar nociva para la continuidad del Minifútbol, al día siguiente se da lectura a esta declaración en la que se han introducido algunos cambios. Si quieres leer una y otra pincha aquí.

El 24 de agosto tiene lugar una fiesta de disfraces organizada por la Discoteca Carucho y un grupo de minifutboleros deciden asistir. Los disfraces han de consistir en algo relacionado con el Oeste americano y como los minifutboleros están "tiesos" (no tienen un duro) se convierten en la tribu de los indios "tiesing". Encontrarás la narración de esta noche delirante pinchando aquí. Para aclarar un poco el relato, os diremos que para convertirse en "Tiesings", los aspirantes a indios asaltan el gallinero de la finca en la que trabaja la familia Pavón y les piden prestadas unas plumas a las gallinas; se fabrican unas hachas con piedras triangulares atadas a palos; los suegros de Javier les fabrican unas pelucas de colores con madejas de lana y éste ("Vieja") se compra una piel ensangrentada de cabrito y se la pone sobre la cabeza cubriéndole parte de la espalda, así como se agencia una tibia de vaca y una calavera de cordero que pincha  en un palo; el traje más espectacular es el de Pepe Pavón ("Merluza") que consiste en una minifalda escocesa, portando en sus manos un cubo para el "agüita de fuego" (en él introducirá todas las bebidas que vea a lo largo de la noche en las mesas de Carucho); y Julián Ariza ("Pupas"), aparecerá con un pepino gigante, de unos 50 centímetros aproximadamente, al que los "tiesings" adorarán como ídolo fálico. Esta tribu al ir a acceder al local, se encuentra con que se pretende cobrarles entrada y, como están "tiesos", penetran en él encabezados por Jaime Caballer ("Chacal") arrollando a los puertas del mismo. Una vez dentro, se apoderan de la pista de baile durante toda la noche, dado que no se contaba con su presencia y no tenían un sitio reservado como las restantes tribus. Tienen un enfrentamiento con el 7º de Caballería y "Vieja" emplea su cabeza de cordero a modo de hisopo para bautizar con agüita de fuego a todo el que se pone delante de él, hasta que un indio malo le arroja una banqueta a la cabeza.

Con la intención de reanimar el decaído y deteriorado ambiente y, al mismo tiempo, ofrecer una nueva oportunidad de obtener trofeos a los jugadores que integran equipos sin opción ya a trofeos colectivos, "Vieja" crea las primeras "24 horas de Minifútbol", cuyo cartel anunciador aparece a la derecha. Pese a lo que reza dicho cartel sobre participación de los 16 equipos de la Categoría "Senior", finalmente se acuerda establecer una inscripción libre por equipos de 8 jugadores.

El Campeonato se inició con un ambiente excepcional, pese al frío intenso reinante, lo que motivó que a partir de las 5,40 de la madrugada se empezaran a dejar de disputar algunos partidos hasta las 7,20, y, después, desde las 8,10 hasta las 9,50. Por último, a partir de las 15,20, sólo se disputaron dos encuentros. Merece especial mención el grupo de la pandilla formada por los múltiples hermanos Chinchilla, que pernoctó en el campo, siendo los únicos que disfrutaron de la anunciada chocolata.

Pinchando aquí podrás ver todas las normas y datos de que se dispone relativos a este campeonato. 

En la mañana y tarde del 29 de septiembre, Pedro Narváez, al volante de su land-rover equipado con su propia megafonía, difundió el siguiente mensaje: "La Fiesta del Minifútbol'79... La Fiesta de la anistad... Hoy, sábado 29, a las 6 de la tarde, en el estadio Pedro García de Leániz, se celebrarán las finales de seniors e infantiles. El domingo 30, a la 1 del mediodía, Gran Fiesta Infantil para entrega de trofeos a los mini mini niños y niñas. Hoy, sábado 29, a las 11 de la noche... Club de Campo de Torrelodones".

Tal como se decía en el anuncio y como reza en el cartel que aparece a la izquierda, de nuevo la entrega de trofeos se celebró en el Club de Campo (previo pago de su alquiler por importe de 15.000 pts,-). El equipo de sonido lo volvió a prestar FEYMAR. Y se encargó de animar la fiesta el grupo orquestal ESQUEMAS, que, cómo no, apareció por arte de magia de Luis Rodríguez de Sadia.  

Si quieres ver el resumen de esta fiesta, así como de la entrega de trofeos, pincha aquí.

Y al día siguiente, domingo, 30 de septiembre, a la 1 del mediodía, tuvo lugar la fiesta de entrega de trofeos a los "mini-infantiles" en el propio campo, dándose trofeos únicamente a los equipos campeones y subcampeones de las dos Subcategorías, masculina y femenina, actuando de maestro de ceremonias el impulsor de las mismas, Jesús Campesino.  Desde la emisora, "Disquero Loco" y "Monaguillus" se encargaron de ambientar la fiesta con música propia de la edad de los participantes, y al final, se les ofreció un mini-ágape a base de ganchitos, patatas fritas y otras chucherías.

En cuanto al aspecto económico de esta novena edición del Minifútbol, no pudo ser peor, pues se produjeron 706.211 pts,- de gastos frente a 582.013 pts,- de ingresos, lo que arrojó un déficit de 123.298 pts,-. A ello contribuyó en parte la falta de pago por algunas personas y establecimientos del importe de bastantes trofeos con los que se contó, en base a su promesa, y que luego no fueron abonados.

Afortunadamente, al año siguiente la situación se calmó y las aguas volvieron  a su cauce.

Datos del Campeonato

Los Datos del Campeonato pueden consultarse en "Competiciones anteriores" > IX Campeonato de Verano: 1979

También puedes hacerlo en "La Revista del Mini" > 1979: El peor año del Mini 

***************

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1980.- SENSIBLE MEJORÍA

 *******************************