1982. ÚLTIMO CAMPEONATO EN "TORRESANA"

Como decíamos en el capítulo anterior, el solar de "Torresana" había sido adquirido por Paco Cano, con ánimo de construir chalets adosados y locales comerciales. Los minifutboleros nos habíamos quedado sin campo y, por tanto, sin Minifútbol.

No obstante, en el número 16/17 de la revista parroquial "Nosotros", correspondiente a los meses de marzo y abril, en su página 31, se publicaba lo siguiente:

Esta cita picó un tanto el gusanillo a Javier, máxime teniendo en cuenta que en el terreno de "Torresana" no se había puesto todavía un solo ladrillo. Y es más, en el número siguiente de la misma revista, meses de mayo y junio, en su editorial, entre otras cosas, se decía:

¡Esto ya era demasiado, era una provocación! Y Javier, recogiendo el reto y apoyado por sus incondicionales, se puso en contacto con Víctor Cano (el hijo del nuevo propietario de lo que había sido "Torresana") y el resultado fue el siguiente:

Efectivamente, cuando al finalizar el verano de 1981 existía el convencimiento general de que el Minifútbol se había acabado, en 1982 volvía a anunciarse, gracias a las facilidades dadas por la familia Cano.

Al igual que se había hecho en los últimos años, se presenta la oportuna solicitud de autorización de celebración del Campeonato ante el Ayuntamiento de Torrelodones:

Solicitud que fue aceptada mediante el siguiente documento:

Y de nuevo se baten todos los records de participación, pues en esta duodécima edición del Campeonato participan 291 jugadores, de los cuales 53 son nuevos respecto a años anteriores. No obstante, y debido a que desde un principio se sabe que es el último año del Mini, se trata de celebrar el Campeonato ciñéndose a su aspecto meramente deportivo, sin proponerse mejoras o innovaciones sensibles, por lo que son pocos los recuerdos o testimonios que se conservan del mismo.

Un hecho trascendental marca el Campeonato: Abraham Matesanz López ("Madre"), se encuentra aquejado de una gravísima enfermedad. No obstante, es apuntado como jugador y el sorteo le empareja a dos de sus grandes amigos, Mario Mingo y Javier García de Leániz, coincidiendo los tres en un equipo al que, "extrañamente", se llama "Pucherazo", pero Abraham no llega a disputar ningún partido. Y cuando la competición está muy avanzada y Mario se lesiona, es sustituido por una de las jóvenes figuras en ciernes, Fernando Mur. La intención es clara: "Pucherazo" tiene que ganar el Campeonato como homenaje a "Madre", uno de los principales pilares del Mini, al que había apoyado y ayudado a tope, hasta el punto de que, pese a llevar mucho tiempo encamado a causa de su enfermedad, cuando se encuentra con unas pequeñas fuerzas, le pide a su mujer que le lleve al campo y al llegar allí, desde el coche aparcado tras una de las porterías, sigue algunos partidos con una mirada de tristeza por no poder participar activamente, pero en el fondo de sus ojos se puede intuir esa ilusión que siempre mantuvo por el Minifútbol.

El sentido de la amistad por aquellos años era realmente profundo, y así, Mario, cuando llegaba a Torre cansado tras una larga jornada de trabajo en el hospital, se iba directo todos los días a ver a su amigo Abraham. Desgraciadamente, el 13 de octubre nos dejó. Fue impresionante la manifestación de duelo popular el día de su entierro, encabezada por sus amigos que, desde su casa,  llevaron a hombros su féretro hasta la Parroquia San Ignacio de Loyola. Parece mentira, pero Abraham, al que se le había diagnosticado un final muy rápido al detectársele la enfermedad, aguantó hasta pocas fechas después de acabar el Miinifútbol; es como si se hubiera impuesto el deber de permanecer fiel a él hasta su término, coincidiendo con el de aquel campo en el que, desde niño, había jugado al fútbol con sus amigos. Y, como parece lógico, ese día llovió a cántaros, porque... el cielo lloraba junto a nosotros, sus amigos.

(Abraham en Londres, noviembre de 1980)

 

Destaquemos algunos hechos significativos de este año, como, por ejemplo, la celebración del Campeonato Mundial de Fútbol en España, en el que nuestra selección tuvo un "brillante" papel, pues en la primera fase empató a 1 con Honduras, venció 2-1 a Yugoslavia y perdió con Irlanda del Norte 1-0. No obstante se clasificó para la segunda, en la que perdió 2-1 con Alemania y empató a 0 con Inglaterra, quedando eliminada. El campeón fue Italia, que ganó en la final a Alemania por 3-1.

Este mismo año, el Barça ganó su segunda Recopa. Formaban aquel equipo: Urruti, Gerardo, Migueli, Alexanco, Manolo, Sánchez, Moratalla, Esteban, Simonsen, Quini y Carrasco.

A nivel internacional se produce la llamada Guerra de las Malvinas, en la que Argentina ocupa dichas islas que están bajo dominio inglés, siendo la respuesta de Inglaterra contundente e inmediata. Y en España, el 28 de octubre, el PSOE gana por primera vez las elecciones generales. El 30 de noviembre, el Papa, Juan Pablo II, visita por primera vez nuestro país.

Pero volvamos al Minifútbol.

De nuevo el "paralítico" y su "emporio" se asientan sobre el campo del Mini, dado que otra vez las Fiestas del Carmen se celebran en el Bulevar. Consecuentemente con ello, los "diarréicos" caballitos poneys trasnochan en el "cerro de las epaminondas" y otra vez los pobres Sedientos a recoger sus excrementos para poder ubicar el kiosko del bar cedido nuevamente por Coca-Cola.

Junto al bar, se monta un sombrajo con cañizo, de aproximadamente 30 metros cuadrados, bajo el que se colocan 12 pupitres cedidos por el Colegio San Ignacio, atándolos por parejas, de tal modo que forman 6 mesas con sus correspondientes bancos, forrándose los tableros con hules de cuadritos azules y rojos. Unas bombillas iluminan la "lujosa" terraza a la que se da el llamativo nombre de THE RELAXATION, "el reposo del minifutbolero". En ella se sirven aperitivos, teniendo inicialmente mucho éxito, pero poco a poco irá decayendo.

En "Relaxation" se instala también un futbolín, convocándose un Campeonato con ánimo de ofrecer otras alternativas de hacer deporte tanto a los minifutboleros como a otras personas, pero esta competición no llega a celebrarse. Si quieres ver el anuncio de la misma, así como sus reglas pincha aquí. 

La gran novedad de este verano la constituyó, sin duda, el I Campeonato de Chito, cuya idea, organización y desarrollo corrió a cargo de Tomás Suárez. El Chito es un juego muy antiguo que consiste en derribar un cilindro (chito) situado dentro de un círculo mediante el lanzamiento de unas piezas redondas de hierro (tejos) desde una considerable distancia (en este caso fue de 15 metros). Dieciocho fueron las parejas que participaron en este Campeonato que se celebró durante seis jornadas a las 11 de la noche, con enorme seguimiento de público, resultando campeona la pareja formada por Domingo del Cura y Agapito Calvo. Fue tal el éxito, que varios "chiteros" y seguidores le encargaron a Tomás que les fabricara en su cerrajería un juego del chito, es más, en Galapagar organizaron a continuación un campeonato similar al nuestro, pero, eso sí, reservado a empadronados en el pueblo vecino, quizá para evitar que nuestras parejas se apuntaran a él y arrasaran.

Si quieres ver las normas de este Campeonato, pincha aquí. 

El andamio-torre de megafonía y marcador (facilitado por Antonio Robles) vuelve a su tradicional sitio en mitad del campo, en lo que antiguamente era el seto chupador ya desparecido. Del montaje de sonido se vuelve a encargar Luis García Alonso ("Decibelios") y reaparece el famoso y a veces odiado "Disquero Loco". Y cómo no, el campo, tras el paso por él del paralítico y sus huestes, vuelve a ser adecuado para la práctica del fútbol gracias a un montón de voluntarios. Se colocan una serie de bidones por el campo a modo de papeleras, bidones que posteriormente son vaciados en el pilón, que con el transcurso de los años se ha convertido en un contenedor gigante de latas de cerveza y refrescos.

Tal como rezan los carteles que aparecen a continuación, los días 1 y 5 de agosto se realiza el sorteo para la formación de los equipos de la Categoría Senior, así como el sorteo de camisetas, confección del calendario y nominación de los equipos para lo que se utilizan nombres de series de televisión de moda (Dallas o Verano Azul), películas de actualidad (Fiebre del Sábado Noche) o alguna controvertida Ley (LOAPA, la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico, por entonces todavía no existían las Comunidades Autónomas). Entre los inscritos en esta Categoría llama la atención el nombre de Javier Castedo, que en aquellas fechas era directivo del Atlético de Madrid y se le conocía como el delfín del Presidente de dicho Club, Alfonso Cabeza (médico famoso que tenía un programa de televisión y que en una ocasión convocó a los socios colchoneros a comer tortilla en el Vicente Calderón en señal de protesta contra la Federación). De nuevo, Antonio Robles se encargó de dirigir como árbitro un montón de partidos.

El día 7 de agosto se inicia el Campeonato con la tradicional Cubata Olímpica, si bien este año se reduce bastante el recorrido, visitando los cubateros "La Gardenia", el "Autoservicio Sonsoles" y el "Bar Flores", para finalizar en el "Cerro de las Epaminondas". Y a continuación tiene lugar un enfrentamiento de la Selección del Mini con una Selección de Brasil, pero no queda constancia ni del resultado ni de las alineaciones.

Este año no hay himnos, pues el compositor oficial, "Moño", está trabajando en Mallorca. César, el "Enviado Celestial", sigue en su incansable labor de hacer de todo, mientras que los "Sedientos" vuelven a regentar el bar cedido nuevamente por Coca-Cola; debutan, como grupo musical en Getafe.

Como acontecimientos sociales del año 82 en Torre, podemos recordar las bodas del "Disquero Loco", "Aymijose", "Muslines", "Porcus", "El Pupas" o "Paipas" 

El primer número de la revista sale el 25 de agosto, bien avanzado el Campeonato, y el último el 19 de septiembre, bastante antes de finalizar. Sólo se editan 5 números, vendiéndose un total de 298 ejemplares al precio de 50 pts,-; en ellos se incluye la programación del cine Charlot, así como los tradicionales pasatimes, premiándose a sus acertantes con 1.000 pesetas. Para su confección se siguen utilizando los clichés de cera, junto con alguna que otra fotocopia, y se sigue tirando en el Colegio San Ignacio de Loyola, gracias a la estrecha colaboración con el Mini de D. José Ramón. A partir del número 56, bajo la cabecera de la revista se puso la leyenda "decana de la prensa local", hecho que fue reconocido por la publicación "Nosotros" en su número 20/21 de julio/agosto:

Don Cubato se sube a la torre y ésta, satisfecha con su presencia y con la implantación del Minifútbol en Torrelodones, abraza un balón. Esta imagen es reproducida en pegatinas que se imprimen por Agustín Fernández ("Polito"), en su tienda Deportes Algo, que estaba donde actualmente está la floristería de la calle Dr. Mingo Alsina (junto a la estación de ferrocarril):

Ya iniciado el Campeonato en su Categoría Senior, se abren las inscripciones para las Categorías Juvenil, Infantil y Chupete:

En la Categoría Juvenil, se inscriben 31 jugadores, formándose 5 equipos. Se erige en máximo protagonista de esta Categoría Manuel Adánez ("Lolónez"), que al margen de dirigir la competición, colabora con la revista publicando sus juicios críticos sobre la misma.

48 jugadores componen los 6 equipos de la Categoría Infantil, de la que se encarga, realizando una gran labor José Martín ("Loquero" o "Biscuter"), mientras que 31 "chupetes" se integran en 4 equipos en la menor de las Categorías, de la que es responsable e impulsor Jesús Campesino ("Susi Payaso"). Ofrecemos a continuación las fotos de éstos últimos equipos, así como algunas fotos de ellos:

(Para más detalle de quienes integraban estos equipos, consultar en "Datos del Campeonato).

 

El 27 de agosto, una extraordinaria selección brasileña (cuya presencia fue posible a la gestión de Fernando Galdino ("La Masa"), se enfrentó al potentísimo T-5, equipo de jóvenes de la localidad que arrasaba por cuantos campos pisaba. El resultado fue de empate a 7. Formaban este conjunto (en la foto de izquierda a derecha): José Ángel Quiroga, Luis Miguel Capelo, José Luis Velasco, Fernando Mur, Álvaro Cuesta, Enrique Casado, Juan Carlos Gracia, Juan Picón y Javier Calvo.

Ya en el mes de septiembre se organiza el III Trofeo Pedro García de Leániz, con participación de 13 equipos hechos, en lugar de la fórmula tradicional del Mini (equipos formados por sorteo), volviendo a repetir el éxito del año anterior el equipo de T-5

 

Efectivamente, el 19 de septiembre se celebró en el propio campo la fiesta final de la Categoría Chupete. No hubo payasos, pero sí muchas payasadas y, sobre todo, trofeos para todos los participantes.

 Quedó campeón el equipo "Gangsters", siendo Pichocho Javier Gómez ("Churro") y portero menos goleado, perdón, portera, Yolanda Campesino ("Jabata"), ambos del equipo campeón.

Y como cierre del Campeonato, se celebra la tradicional Fiesta Final en el garaje de La Rosaleda, para lo cual se solicita la oportuna autorización, en la que se incluye como novedad la retransmisión por radio del evento, merced a una genialidad más del gran "Decibelios":

La solicitud es concedida, pero sin comprender la retransmisión del acto por radio, por lo que no nos atrevimos a llevarla a cabo:

Días antes, se había colocado en los parabrisas de todos los coches aparcados en el garaje de La Rosaleda la nota que aparece a la derecha, y los propietarios de los vehículos, unidos al Mini, retiraron todos los coches para poder efectuar los oportunos trabajos de acondicionamiento del local.

Un hecho de última hora trastocó ligeramente la entrega de trofeos, pues éstos venían por tren desde Barcelona en la misma tarde de celebración de la fiesta. Mario Mingo se encargó de retirarlos de la entonces llamada Estación del Norte (hoy, Príncipe Pío), pero no llegaron todos los trofeos, extraviándose algunas cajas. Por este hecho, varios premios hubieron de entregarse días después.

Esto no afectó el ánimo de los minifutboleros que no pudieron recoger su trofeo esa noche, pues lo importante era la diversión y la celebración de los buenos ratos pasados durante el verano.

A continuación os ofrecemos el cartel anunciador de la Fiesta:

 

 

En la noche del 2 de octubre, el garaje de La Rosaleda, atiborrado de gente, parecía un salón de actos en lugar de un recinto destinado al aparcamiento de coches. Actuaron como presentadores del evento Mario Mingo ("Marcus Mingus") y Agustín Rodríguez ("Disquero Loco"), ayudados, como no podía ser de otra forma, por el buenazo de César Palomo (el "Enviado Celestial"), quien pronunció las emocionadas palabras que podéis leer pinchando aquí.

Seguidamente se inició la entrega de trofeos de esta edición (cuya relación podéis ver pinchando aquí), intercalada con diversas actuaciones de las que no quedan testimonio, únicamente del grupo "Sedientos"

José Martín ("Biscuter") hace entrega del Trofeo al Mejor Jugador de la Categoría Juvenil Juan Jesús González ("Fulos", quien recibió también el Trofeo Pichocho como máximo goleador), en presencia de Mario Mingo ("Marcus Mingus"), Agustín Rodríguez ("Disquero Loco") y César Palomo ("Enviado Celestial")):

Finalmente diremos que el resultado económico de Minifútbol'82 fue un auténtico desastre pues los gastos  ascendieron a 1.027.132 pts,-,  frente a unos ingresos de 854.926, por lo que se produjo un déficit de 172.206 pts.-, según liquidación de gastos e ingresos que podéis ver pinchando aquí.

El Minifútbol, tras doce años de andadura, había muerto. Pero, después de un año de interrupción, resucitó en el antiguo Casino.

Datos del Campeonato

Los Datos del Campeonato puedes consultarlos en "Competiciones anteriores" o pinchando en > XII Campeonato de Verano: 1982

También puedes leer gran parte de lo acontecido en él en "La Revista del Mini" > 1982: El año del Chito

 

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1984.- TRAS UN AÑO DE AUSENCIA, ¡OTRA VEZ MINI! 

 *******************************