1987. SEGUNDO AÑO EN EL CLUB

En el invierno de 1987, falleció en Madrid D. Luis Rodríguez de Sadia. Como hemos relatado ya en estas páginas, a mediados de los años 70, todas las tardes aparecía en "Torresana" un hombre, desconocido para todos nosotros, que, apoyado en un árbol, procuraba no perderse ni uno de los partidos del Minifútbol. Hasta que un buen día. Nacho Román ("Aspirino"). contactó con él y hablando sobre el Mini, Luis se ofreció a echarnos una mano. A partir de ese momento, las ayudas que nos prestó fueron impresionantes: montaje gratuito de vallas publicitarias; regalo de focos; gestiones para que acudiera el equipo de Interviú varios años a inaugurar el Campeonato; intervención en Radio Intercontinental; reportaje en la primera cadena de TVE; regalos sensacionales para nuestros sorteos; etc., etc. Y es que Luis, era un enamorado del Minifútbol. Su pérdida fue irreparable, no sólo para su familia, sino también para el Mini.

"Jenofonte", "Canilópolus", "Jason"..., donde quiera que estés, amigo, ¡muchas gracias!

Bien entrado el mes de agosto, los habituales vuelven a liar a "La Vieja" para organizar el decimoquinto Campeonato, y la anciana, a regañadientes, vuelve a ceder. Para empezar, se retocan las normas del año anterior, introduciéndose la novedad de que cada equipo ha de tener una madrina, con la misión concreta de practicar el beso-gol en los partidos ("jugada" inventada años atrás por "Marcus Mingus", consistente en que, cada vez que metía un gol, se dirigía a una preciosa muchacha, apodada "Marisca", a la que besaba fugazmente); en caso de que un equipo no dispusiera madrina, la Organización le proporcionaría un "padrino-peludo" para que ejerciera esta función. El caso es que no hubo madrinas... ni padrinos.

Se rebajan un 50% las cuotas de inscripción, al admitirse la inscripción de equipos completos (sin necesidad de sorteo) con propaganda comercial; no obstante, se mantiene la "bolsa de fichajes", en la que se integrarán los "parados minifutboleros", creándose de esta forma el equipo infantil "La Incógnita". Se prevén seis Categorías, si bien la Categoría "Momia" (veteranos), no llega a formarse este año, quizá porque ninguno querría comentar a sus amigos que jugaba al fútbol en una competición como "momia", y, por otra parte, la Categoría "Muslitos" (chicas), se desdobla en "Femenina" y "Mini-Femenina", según la edad de las participantes (por aquel entonces, las niñas jugaban separadas de los niños, con la excepción de la colosal "Jabata"). Si quieres ver las normas de 1987, pincha aquí.

Y se lanza el cartel anunciador del Campeonato, que podéis ver a la izquierda, en el que se puede leer que la inscripción se podía realizar en el tradicional Bar Flores o en un bar del pueblo, "La Posada" (decorada tipo pub por nuestro buen amigo Ricardo Rambal, que este año colaboró a tope con el Mini).

Al mismo tiempo, se inicia una campaña publicitaria con megafonía (cedida por el Club de Campo) por todo el pueblo, gracias a una impoluta furgoneta 4L que nos deja Julio Uruñuela ("Xulius") y que, rápidamente, nos encargamos de decorar oportunamente, devolviéndosela echa unos zorros.

Aquella furgoneta recorrió en unos pocos días más kilómetros que en el resto del año. Era como nuestro buque insignia y nos lo pasamos pipa con ella.

"Fulos", incansable a su volante, lanzó a los cuatro vientos la cuña publicitaria grabada en una cassette, cuyo guión original podéis leer pinchando aquí. Sólo tenéis que acompañar su lectura recordando mentalmente la músicaina de nuestra sintonía de combate (versión instrumental de la canción wheels) y el himno del Mini.  

El éxito de la campaña fue notorio, pues al término del Campeonato el número de inscritos fue de 351, muchos de ellos nuevos minifutboleros. Un año más se batiría el record de participación. Por otra parte, también contribuyó a esta afluencia masiva la propaganda que se efectuó del Minifútbol a través de la COPE de la sierra, con intervenciones de "La Vieja" los días, 6, 17 y 20 de agosto.

En cuanto al campo, se vuelven a hacer retoques de limpieza y acondicionamiento, labores en las que colaboran los empleados del Club de Campo, volviéndonos a prestar su ayuda inestimable D. José María Téllez y D. Antonio Robles. Se encargan unos mástiles nuevos a Tomás Suárez para que las banderas de los equipos vuelvan a ondear. También y como novedad, se colocan vallas publicitarias pequeñas, que son pintadas maravillosamente por Álvaro Ackerman ("Bandera") y en las que se anuncian el "Bar Flores", "La Rosaleda", "Samba", "Yoryes", "El Rinconcillo", "Rubi-San", "La Posada", "Cotemar" y "Hurra". Faltándonos Luis Rodríguez de Sadia, el bueno de "Xulius" nos consigue las grandes vallas para evitar la fuga de balones, y en tres de ellas, el "Casino Gran Madrid", "TriNaranjus" y "Renault" estampan su publicidad. Gracias a todas estas vallas, el Mini recaudó la cantidad de 225.000 pts,-.

Ya sólo falta el bar: ante el fiasco del año anterior, Julio Mera ("Señor Mayor") monta un chiringuito con una caseta ambulante de obra (que es utilizada como almacén), a la que se adosa una barra exterior construida con todo tipo de materiales. Hay una agradable novedad detrás de la barra, pues en lugar de por insaciables Sedientos, está atendida por las guapas chicas de "Yoryes". El chiringuito adquiere un bonito y llamativo colorido verde merced a las 20 sombrillas de Seven Up que nos regaló Sergio Panadero, por entonces Director General de TriNaranjus.

De todos estos hechos, se hace eco el periódico comarcal "SIERRA", que el día antes de empezar el Campeonato lanza el siguiente artículo sobre el Mini:

Como habréis podido leer, en este artículo se habla de la creación de un equipo de fútbol-sala en Torrelodones. Es cierto. Días antes, en el despacho del Alcalde de Torrelodones, Mario Mingo, se reunieron -a instancias y bajo la coordinación y dirección de la reunión por Mario- Javier García de Leániz y Ángel Lanchas para poner en marcha ese proyecto. El equipo se formó con jugadores casi exclusivamente locales (con alguna excepción) y minifutboleros todos ellos, llegando a jugar en División de Honor. La formación de este conjunto influyó en gran medida para que, un año después, el Minifútbol se acabara. Os ofrecemos, a continuación, una foto del equipo de fútbol-sala de Torrelodones del año 1990. En otra ocasión hablaremos más extensamente de este tema.

El mismo día de la publicación de ese artículo, tiene lugar la Junta General de la Categoría "Senior" en La Posada, tal como se lee en el cartel que os mostramos a continuación:        

Entre los inscritos en esta Categoría, es de destacar la presencia de dos notables exjugadores de Primera División. Por una parte, Javier Bermejo (a la izquierda), al que se conocía en su etapa activa en el Atlético de Madrid como la "joyita" de Vicente Calderón, dada su extraordinaria clase. Por otra, Ángel Lanchas (a la derecha), que, tras varias temporadas en el Salamanca como férreo lateral izquierdo, recaló en el Español, equipo con el que consiguió la internacionalidad en tres ocasiones.

El Campeonato se inició en esta Categoría de los "Senior" el 29 de agosto, dirigiendo muchos partidos, tanto de ella como de las Categorías "Infantiles", todo un Sr. Juez-Árbitro, el Magistrado Sr. Bento. De un total de 68 partidos programados (varios de los cuales se fijaron para las once y media de la noche, que con el retraso habitual del Mini, alguno llegó a empezar pasadas las doce y media, pero..., eran otros tiempos) tan sólo se dejaron de jugar 4, lo que puede considerarse todo un éxito dado el elevado número de equipos participantes (17) entre los "Senior".

Pocos días después, dio inicio el Campeonato en sus Categorías "Infantil" y "Juvenil", al tiempo que se anunciaba la inscripción para las féminas y los más pequeñines:

El equipo infantil "Melancolic's Corner" parece estudiar en esta fotografía la forma como han de jugar frente a sus rivales.

Insistimos nuevamente en que es una pena no disponer de más fotografías de estos años. Estamos seguros que más de uno dispone de alguna imagen de los años 70/80. Por favor os pedimos nos las hagáis llegar, pues cuanta más información tengamos de aquellos años, más se enriquecerá la Historia del Minifútbol, que, en definitiva, es historia de nuestro pueblo.

 

Y como preámbulo de estos Campeonatos, el 3 de septiembre, gracias a las gestiones realizadas por D. Francisco Hernández Coronado, a la sazón directivo de la Federación Española de Fútbol (era la época de Pablo Porta, al que, cariñosamente, José Mª García llamaba "Pablo, Pablito, Pablete"), se celebró un partido de fútbol 11 en el Campo Municipal de Deportes entre una Selección de Torrelodones, formada por niños que se habían apuntado al Minifútbol, y el equipo Infantil A del Real Madrid.

Ni que decir tiene que ganaron los blancos tras un apretado partido, del que no queda constancia ni de la alineación de nuestro conjunto, ni del resultado.

A falta de revista este año (no se publica), el semanario comarcal "Sierra", en el que trabajaba Pablo Muñoz ("Decamisaviejaachaquetanuevaacuadros"), se ocupó en diversos números de nuestro Campeonato.

Podéis ver ampliadas estas publicaciones pinchando en cada una de ellas.

Algunos equipos -muy pocos- aportaron sus banderas e himnos, siendo el mejor de estos últimos el del Restaurante Flores. Lógicamente, para poder hacer sonar los himnos era necesario el montaje de Radio Johnny Lapho, de lo que se encargó, un año más, "Cables", haciendo las veces de locutores "Caquita" y "Piraña". Se organizó un concurso de chistes para amenizar los descansos de los partidos: al principio, hubo intervenciones de varios chistólogos, pero, entre la escasa aceptación que tuvo y el tono subido en ocasiones de los chistes, acabó suprimiéndose. Este año, al igual que el anterior y como ya hemos dicho, tampoco hubo revista, por lo que apenas hay anécdotas que contar (únicamente hemos encontrado una nota manuscrita que dice: "en la Categoría Infantil, un portero fue picado por una avispa", ¡vaya!, lo sentimos por el niño y esperamos que ya se le haya pasado el dolor).

El merchandising hizo otra vez aparición en el Mini. Este año, aparte de las ya habituales camisetas de recuerdo y pegatinas, se vendieron mecheros.

 

A presenciar los partidos de todas las Categorías acudía un público muy numeroso, llamando entre ellos la atención Rocío Durcal y Junior, pues su hijo, Antonio, jugaba en el equipo juvenil de "Construalsa". Este chaval, en 1982, había sacado al mercado musical junto con su hermana Carmen, un single cuya cara A, "Sopa de amor", constituyó un verdadero éxito.

Destacaron las hinchadas de los equipos infantiles de "Toyota" y "La Posada", siendo premiada esta última como mejor afición, lo que provocó las iras amistosas de los automovilistas japoneses.

 

Los días 11 y 12 de septiembre, durante el transcurso de los partidos, fueron apareciendo sucesivamente una serie de coches, cuyos ocupantes se bajaban aceleradamente a hacer chorradas diversas. Ello obedecía a que el Minifútbol había sido incluido entre las pruebas que tenían que realizar los participantes en la I Gran Gymkana Super Torrelodones, organizada por Yoryes, La Posada, 365 (Onda Torrelodones) y El Rinconcillo, en la que se exigía que en cada coche fuera una pareja mixta (hombre y mujer, se entiende, pues por aquel entonces no estaban legalizados los homosexuales).

La fiesta final de entrega de trofeos estaba previsto celebrarla el 19 de septiembre, pero el día 14, en el partido que enfrentaba a "Concejales al Poder" con "Sal de Fruta Eno", un potentísimo disparo a bocajarro impacta con el pecho del portero de los ediles, "La Vieja". Es tal la dureza del tiro que el guardameta resulta lesionado de gravedad. En un principio se pensó que el balón le había roto varias costillas, dado que apenas podía respirar por los intensísimos dolores que le provocaba en el pecho cualquier movimiento, pero muy pocas horas después los dolores se vieron acompañados de una elevadísima fiebre, 40°, temperatura que se mantuvo durante toda la noche. Al día siguiente, "Marcus Mingus" lleva al Gregorio Marañón al vetusto jugador para hacerle unas pruebas, tras las cuales se le diagnostica que no tiene ninguna costilla rota, sino que lo que tiene es una neumonía, recomendándole que se quede ingresado en el centro hospitalario, a lo que "La Vieja" se niega, entre otras cosas, porque el Minifútbol está en su fase final y hay que dar los últimos retoques. Ya de vuelta en Torrelodones, Mario se reúne con la mujer y los hermanos de Javier y les comenta la gravedad del tema y la seria sospecha de que los médicos piensan que se encuentran ante un cáncer de pulmón. Convencido por todos, Javier ingresa de nuevo en el hospital el día 17 y a la mañana siguiente "La Vieja" levita en la camilla del quirófano mientras le practican una broncoscopia (curiosa prueba que consiste en insuflar aire en los bronquios, respondiendo el paciente con unas toses tan impresionantes que hacen que su cuerpo se despegue de la superficie sobre la que está apoyado). El diagnóstico final es de bronquitis crónica (años después esta dolencia será eufemísticamente llamada Epoc), con lo que Javier vuelve a su casa con 39° grados de fiebre. El semanario "Sierra" se hace eco de la noticia y anuncia el aplazamiento de la fiesta final, así como del último partido de la Categoría "Senior".

El viernes, 26 de septiembre, tras la disputa de un partido entre el equipo campeón de la Categoría "Infantil", "Toyota", y una Selección de dicha Categoría (partido del que no queda documentación alguna), tuvo lugar la entrega de trofeos a "Infantiles", "Chupetes" y "Mini-Femeninas", acto que se llevó a cabo en el propio campo. Podéis ver la relación de los premiados pinchando aquí.

Al día siguiente, y con una "Vieja" convaleciente pero presente para dirigir la decoración y montaje en el interior del Club de Campo, tuvo lugar la Fiesta Final de las restantes Categorías. Actuó de presentador Miguel Hinojar ("Miguelao"), quien exigió el alquiler de un smoking (5.000 pelas), dada la solemnidad del acto que tenía que presentar. A continuación os ofrecemos el cartel anunciador de la fiesta:

Entre los actos programados, se convocó un concurso para elegir a Miss Mini 87, que sería premiada con una serie de objetos y recuerdos de lo más variopinto, al margen de 15.000 pesetas (si bien, se le dieron 10.000 y un ramo de flores). Entre los recuerdos, llaman especialmente la atención los calcetines usados del ejército, así como el variado surtido de globos, que iba desde un montón de globos de Seven Up (como el que os mostramos debajo de estas líneas), hasta la original caja de profilácticos de colorines. Tras una exhibición portentosa al ritmo de la música, resultó elegida Miss Mini 87 la preciosa Marta Milner. Cosa curiosa, años después contrajo matrimonio con el presentador del evento: ¿influirían para esta unión los bailes de la guapa? Menos mal que a la miss se le regaló también un libro de boxeo... por si surgían desavenencias matrimoniales.

Aparte de la citada elección de la miss, apenas quedan recuerdos de aquella noche, si bien no podían faltar las tradicionales palabras de César, que, en esta ocasión, dijo adiós al Mini. Si quieres leer estas palabras, pincha aquí.

En la foto de la izquierda se puede observar a "Vieja", un tanto desmejorado, junto al "Enviado Celestial", al que cariñosamente había calificado como su "cruz". La ayuda de César durante un montón de años fue realmente impresionante, haciendo todo tipo de trabajos a cambio de.... nada, únicamente amistad. Realizó una labor colosal, que cualquier otro habría sido incapaz de llevar por tan alta contraprestación de sus servicios .

La relación de premios y trofeos podéis verla pinchando aquí.

El resultado económico del Campeonato puede calificarse como de auténtico desastre, pues arrojó un saldo deudor de 118.427 pts,-, a lo que contribuyó en gran medida el elevado número de morosos que hubo y pese a que el Ayuntamiento había dado una subvención de 100.000 pts,-. Toda la documentación sobre este tema podéis verla pinchando aquí.

Datos del Campeonato

Los Datos del Campeonato pueden consultarse en "Competiciones anteriores" > XV Campeonato de Verano: 1987

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1988.- Y AL TERCER AÑO... ¡SE ACABÓ!