1977/78. SODEMITO... ¿UN PASO ATRÁS?

Al finalizar el verano de 1977, tras el impresionante éxito conseguido y a la vista de que en pocos meses se va a derribar la casa de "Torresana", se afronta una iniciativa muy ambiciosa: dotar al Mini de una base legal y, al mismo tiempo, prever un futuro campo, con su consiguiente caseta multifuncional. Todo ello motivado por el mencionado derribo. También se pretende continuar con la actividad minifutbolera durante todo el año.

Los veraneantes regresan a Madrid, aunque algunos de ellos se incorporan antes de Navidades a cumplir sus deberes militares (entonces existía el servicio militar obligatorio, la "mili"), como, por ejemplo, "Moño" y el "Obrero" que lo hacen en Gerona y Barcelona, respectivamente. Y como en la capital no existe el Bar Cedi, casi a diario los minifutboleros se reúnen en el Drugstore de Don Ramón de la Cruz, 5 ("Moncho Street", en el argot de la calle Serrano, el centro de los pijos y los niños "bien") en pleno corazón del Barrio de Salamanca. Allí nace la idea de crear la Sociedad Deportiva Minifútbol Torrelodones (SODEMITO).

Y "Vieja" empieza a parir un sin fin de normas con objeto de dar forma a esta Sociedad: sus Estatutos Provisionales; las Disposiciones Peregrinas en desarrollo de los Estatutos; el nombramiento del Gabinete Menestral; y las designaciones de "pelota" y "payaso". 

Todas estas disposiciones y otras futuras, serán objeto de publicación en el Boletín Oficial de SODEMITO, del que se publican únicamente 2 números, que se incluyen en las revistas 25 y 26.

Para autentificar las mismas se estampa el sello que figura a la derecha. Este sello (obra de "Pippi", Carlos González Biurrun) pertenecía a una peña quinielística de un bar de la calle San Mateo. Desde los inicios del Mini, hasta el nacimiento de Don Cubato, en 1979, se empleó en todos los documentos minifutboleros. 

Como vínculo de unión, se piensa editar una revista mensual, así como celebrar una cena de hermandad con igual periodicidad. De esta forma, se programa la primera cena para el 21 de octubre en "La Rosaleda". A ella asisten más de cuarenta jugadores y algún que otro seguidor. Al principio, los comensales, unos residentes todo el año en Torrelodones y otros veraneantes, celebraban el reencuentro, y según transcurría la misma, algunos empezaron a intercambiarse migas de pan, luego mendrugos, posteriormente tomates y hojas de lechuga, para, al final, acabar con el lanzamiento de filetes, yendo a parar alguno de ellos al techo del comedor o al pantalón de algún minifutbolero. Esta batalla campal se celebró bajo la atónita mirada de "Cobardín", camarero-barman-encargado del mencionado local. (Si quieres ver la reseña de esta cena pincha aquí).

Cansados los combatientes tras tan dura pelea, tomó la palabra "Superobrero" (José Martín López, por aquel  entonces mano derecha de "Vieja"), procediendo a dar lectura a la norma por la que se creaba SODEMITO y se dictaban sus Disposiciones Peregrinas, así como se nombraban sus cargos directivos. Grandes aplausos corroboraron estas medidas, tras lo cual los asistentes pasaron a echar unas partidas de mus y dominó hasta las cuatro de la madrugada, hora en que se puso fin a esta primera cena de hermandad.

Tras el éxito de la cena, se piensa que la Sociedad va a tener una gran acogida entre, no sólo la totalidad de minifutboleros, sino en general entre la población de Torrelodones. De buenas a primeras, se cuenta con 32 socios, fijándose una cuota mensual de 100 pts,-. A cada socio se le hace entrega de su correspondiente carnet, y se crea una ficha de datos mecanografiados (no existen todavía los ordenadores personales) de cada asociado

 

Se encarga a Germán Guilabert ("Avellanito"), como arquitecto técnico, la elaboración de un proyecto denominado "Local Social SODEMITO". El citado local deberá contar con las siguientes estancias: salón social; oficina; vestuario; bar; y aseo; contando con sus correspondientes zonas de almacén tanto el vestuario como la oficina. Este local habrá de tener una superficie máxima de 50 metros cuadrados. Jamás se hará realidad.

En el aspecto normativo se crea el Consejo Supremo de Justicia Minifutbolera, convocándose concurso para cubrir tres plazas de Leguleyos, se aprueba la Estructura Orgánica del Consejo de Dirección, se crea el emblema de SODEMITO y el B.O.S., se aprueba el Procedimiento Electoral y se convocan Elecciones. (Estas normas pueden verse en el nº 2 del B.O.S., revista 25).

El número de socios llega a ser de 85

El 1 de noviembre ve la luz el número 24 de MINIFUTBOL, que se vende al precio de 50 pts,- y tan sólo se venden 38 ejemplares. Se recibió una única respuesta, por supuesto acertada, al test incultural, que fue remitida por Eusebio Mingo ("Pulpo").

El 25 de noviembre tuvo lugar la segunda cena de hermandad, según reza el cartel que figura a continuación

En principio se reserva para 50 comensales, pero, a instancias de Tinin (el propietario de "La Pera"), se reduce este número a 30. La cena, que resultó un fracaso rotundo pues sólo asistieron 15 asociados, estuvo presidida por un ambiente gélido y de derrota, dedicándose los asistentes a intentar animar a "Vieja" ante el presunto fiasco de SODEMITO. "Moño" y "Obrero", ignorantes de la incomprendida y desfavorable acogida que ha tenido en Torrelodones la idea SODEMITO, envían el siguiente telegrama desde Barcelona: 

Al término de la cena estaba prevista la celebración de la Junta General de Asociados, de acuerdo con el siguiente Orden del Día: 1º Lectura y resolución de la convocatoria para tres plazas de leguleyos; 2º Programa de SODEMITO, fines, actividades próximas y futuras, coloquio; 3º Estatutos de SODEMITO, lectura, discusión de los mismos, sometimiento a conocimientuum sodemitero; 4º Convocatoria de elecciones al Consejo de Dirección de SODEMITO; 5º Ruegos y preguntas.

Ante la escasez de quorum, la Junta no llega a celebrarse. En el 2º punto del orden del día, "Vieja" tenía previsto soltar una parrafada sobre SODEMITO. Si quieres conocerla pincha aquí

Al no celebrarse esta reunión, tampoco se someten a aprobación los Estatutos de SODEMITO, por lo que jamás verán la luz. Si quieres echarles un vistazo aquí los tienes.

No obstante el descalabro anterior, el día 1 de diciembre ve la luz el número 25 de MINIFUTBOL, ya que estaba prácticamente ultimado en la fecha de la cena; de él  tan sólo se venden 25 ejemplares a 50 pts,- cada uno. Recoge una noticia que apareció en el diario ABC del 17 de noviembre de 1977, relativa al II Torneo Internacional de Fútbol-Sala que se iba a celebrar en Madrid los siguientes días 24 y 25: El citado diario decía: "Aunque en España esta disciplina deportiva aparezca como nueva, ya se practica en América desde la década de los treinta. Fue Brasil la que le dio su forma definitiva y elaboró el reglamento de juego. Aquí en España, ante el aumento de la afición, se ha creado el Subcomité de Fútbol-Sala dependiente de la Real Federación Española de Fútbol. Su labor ha sido eficaz y en sólo meses -se creó este mismo año- ha logrado organizar un campeonato senior en el que participan 64 equipos". Los reporteros de ABC (y de otros medios de difusión) andaban un poco despistados, pues el Minifútbol se creó en Torrelodones en 1971.

Se compran 5 décimos de lotería de Navidad de cada uno de los números 10.893 y 16.861, que se venden en su totalidad, excepto 1.200 pts,- del segundo de estos números que son reintegradas a la administración de lotería. Se hacen participaciones de 100 pts,- de cada número, incrementándose en un 20% para fondos de SODEMITO. Cuando el número 16.861 resulta premiado con la pedrea, por parte de algunos malpensados se producen comentarios difamatorios acerca de si se va a efectuar el pago de este premio. Durante más de un mes, varias personas se encargan de hacerlo efectivo, teniendo que soportar, en ocasiones, comentarios de bastante mala fe y sin fundamento alguno.

Se suspende el cobro de las cuotas mensuales a los muy pocos asociados que las satisfacían e incluso dos de ellos (no decimos sus nombres por vergüenza, ya que se trata de personas excelentes muy conocidas en Torrelodones) exigen que se les devuelvan los importes abonados por este concepto (y así se hace), llegando a decirle a "Superobrero" que el coche que acaba de comprarse ha sido financiado, en parte, con dinero del Minifútbol. SODEMITO ingresa 55.320 pts,- teniendo unos gastos de 46.697 pts,-.

Tras un largo período de silencio, el 7 de marzo de 1978, se intenta relanzar la idea de SODEMITO mediante el envío de una carta a todos los asociados, basada en la inminente demolición de la casa de Torresana y la necesidad de contar con una caseta y los imprescindibles servicios de luz y agua. Esta circular únicamente es contestada por Eduardo de la Rocha López-Sors ("Cruñés"). Y con el fin de dar una imagen totalmente nueva, se cesa a todos los directivos. Al mismo tiempo, se anuncia la celebración de un Campeonato en Semana Santa

Y para preparar el citado Campeonato, se convoca una reunión el día 17 de marzo, a las 10 de la noche, en el Mesón La Pera. A la misma concurren en torno a 40 minifutboleros, que, en lugar de tratar del citado Campeonato, se convierten en auténticos censores de cuentas del Campeonato anterior. "Vieja" se sienta solo en una mesa enfrentado a toda la concurrencia; sus amigos de toda la vida, prefieren callar y dejar al "dictador" defenderse solo. Conviene aclarar que durante los días anteriores a esta encerrona, dos de estos amigos de siempre, Epifanio Martín y Abraham Matesanz, otros no, defienden el nombre de Javier frente a todos los que le critican.

Encabeza la postura crítica Pablo Baltasar ("Cabezzoski"), secundado por un grupo numeroso de ideas un tanto oscuras respecto al futuro del Minifútbol. (No cabe duda que desde el 20 de noviembre de 1975, en que murió Franco, había pasado bastante tiempo y ya  la gente se sentía libre para expresarse, y en el Minifútbol, como en tantos otros ámbitos, las ideologías políticas se dejaban notar continuamente, porque estábamos aprendiendo a vivir en nuestra recién estrenada democracia). Se erige como segundo crítico redomado José Martín ("Loquero"), que había mantenido gran parte de la relación comercial con la platería "La Onza de Oro", establecimiento que nos había proporcionado los trofeos. Conviene aclarar que las críticas tenían su origen en que se decía que se adeudaba una factura a dicho comercio.

Cuando "Vieja" enseñó a los presentes todos los justificantes de pago del Campeonato, incluida por supuesto la presunta factura debida, las críticas se acallaron por completo. Una vez repuesta la calma y "tranquilizados" los "ofendidos", se redactan las normas de lo que se da en llamar Campeonato de Minifútbol Primavera 1978. Si quieres verlas, así como los equipos participantes pincha aquí.

Gana el Campeonato, inesperadamente, el Equipo Nº 4, que vence claramente en la final al potentísimo Equipo Nº 2. Tras el partido final, se obsequió con una copa de vino a todos los asistentes, celebración que tiene lugar en una de las terrazas de Torresana, que, a los pocos días, va a ser demolida. Será la última vez en que los minifutboleros pisen los suelos de aquella magnífica casa.

Con ocasión de este Campeonato, se lanza la revista núm. 26 cuyas últimas cuatro páginas son censuradas por el propio "Vieja" y, por lo tanto, no ven la luz. De este número se venden 37 ejemplares al precio de 30 pts,- cada uno.

Cuando se está preparando la revista del mes de abril, en la que iría incluido el programa de actividades que aparece a continuación, llegan noticias de que determinadas personas con suficiente presencia e influencia en Torrelodones, están dispuestas a acabar con SODEMITO hasta el punto de tratar de dar con los huesos de sus impulsores en la cárcel. ¿Qué mal habíamos hecho? Ante estas amenazas y consciente de que es muy difícil implantar en esos momentos en Torrelodones una Sociedad como la que se pretendía, "Vieja" desiste del empeño y SODEMITO pasará a mejor gloria.

El cada vez más cercano verano, con las ideas y consignas políticas de cierto signo tratando de introducirse en el Minifútbol, suponía una seria preocupación sobre el buen devenir del Campeonato y su continuidad en años venideros, como de hecho así se intentó. Pero MINIFUTBOL, una vez más, se mantuvo al margen de cualquier tipo de política, fuera del signo que fuera, y afortunadamente prosiguió su marcha ascendente.

Como muestra de que los minifutboleros de pro seguían pensando en lo que realmente representaba nuestro juego, dejando de lado los politiqueos para otros que jamás conseguirían su objetivo, reproducimos seguidamente el mensaje de apoyo que, desde el exilio, nos mandó "Moño" (que, por cierto, se reunía los fines de semana con el "Obrero" para dormir juntos en Barcelona).

 

Más datos de la época SODEMITO

Puedes ampliar datos de esta etapa del Mini en "La Revista del Mini" > 1977/78: SODEMITO.

***************

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:  1978.- EL MINI PELIGRA

**********************