NOTICIARIO MINIFUTBOLERO

Edición del 27 de noviembre de 2005

Hay niños que sienten tal grado de adoración por sus padres, que tratan de imitarles en todo lo que hacen. Véase en la foto a Hiladito que, no sólo se pone un jersey igual al de Hilado, sino que encima se coloca un par de gafas idénticas a las de su progenitor. En esta imagen, ante la mirada un tanto disgustada del padre, el niño comenta a otro amiguito que él no juega al Mini porque hay un niño que le pega una patada.

Los hay gafes, veamos un ejemplo: está jugando un partido el equipo de los "Ingenieros del Área". Ocasionalmente, defiende la portería Mantis Religioso. En esto que se presenta en el campo Cebolleto y al ver a su amigo bajo los palos, exclama con admiración: "mírale qué concentrado está", e inmediatamente le marcan un gol desde más allá del centro del campo. Cebolleto, ante las miradas y comentarios de los que le rodean, agacha la cabeza y pone cara de "yo no he dicho ni pío"

Desde hace tiempo, se viene observando la presencia de este señor en el campo del Minifutbol. Fin de semana tras fin de semana, acude a dicho recinto a leer el periódico, sin que aparentemente preste interés por los partidos que allí tienen lugar. Y es que el Mini es un lugar idóneo para todo.

Ya sabemos el sexo de la criatura que espera Cyrano: será niña y se llamará Ana, aunque en el Mini ya tiene su apodo, Poupeé. Nuestro embarazado está padeciendo un grave antojo: el pedir tabaco a las viejas que se encuentra. A diferencia de él, su pareja, la siempre predispuesta a ayudar a todo, la simpatiquísima Roxana, no fuma un sólo pitillo y, para ayudarle al chuiquitín a mantener la línea, ha vetado las cervezas.

El famoso tragamillas marinas Kung-Fu, se presentó de esta guisa en el campo del Mini, para afrontar su gran reto: cruzar a nado desde nuestro pueblo hasta Corea. En la foto podemos verle debidamente ataviado para tal gesta: porta gorro antideslizante, gafas de buceo y traje de neopreno. En lo que no ha caido el gran nadador es en el retraso que le pueden ocasionar sus pelillos faciales al chocar contra el oleaje que le pueda surgir en su travesía.

Boixo es un jugador peleón al que no le importa ir al choque. Al ir a verle jugar una tarde, como otras otras, su bonita mujer, Señera, al comprobar que su "chico" no se amedrenta frente a los jóvenes exclamó: "que me lo lesionan para esta noche". Y es que Boixo es mucho Boixo.  

Con esta cara de alelado se quedó el gran Manomierda al enterarse que el próximo mes de junio le va a hacer abuelito la preciosísima Manillas. La próxima  llegada de Leopoldo a este mundo ha colmado de felicidad tanto a Lapicera como al vetusto portero, lo que no le impide hacer una vez más alarde ostentoso de su asquerosa y sucia mano, símbolo de toda una saga de buena gente. 

Nos han dicho que al Papá Pitufo le va a crecer la nariz por mentiroso. ¿Tendrá algo que ver en ello el fichaje de Vieiro por los "Bacorestauradores"?  

Este precioso niño aparece en la foto con cara de estupor y sorpresa. Preguntado sobre los motivos que le producían ese estado de inquietud, nos respondió: "¿pero qué es lo que he hecho yo para que me vistan con estos colorines blaugranas?". Tranquilo chaval, que seguro que de mayor vas a ser un gran futbolista, pues ya le pegas pero que muy bien al balón.

Seguramente el jugador de esta edición del Minifútbol que más viaja en fin de semana es el gologrossote Paulón. ¡Jó, que tío! A sus viajes de inicio de temporada hay que sumar uno más a Granada, prometiendo a sus compañeros que, como castigo, arbitraría los dos partidos siguientes, pero al partido del siguiente fin de semana tampoco pudo comparecer por desplazamiento a Alicante. Va a haber que cambiarle su apodo por el de Willie Fog.

El Minifutbol actual siente una debilidad especial por los niños, sin que ello suponga el más mínimo menosprecio hacia los mayores. Por esta razón, el Mini ha contratado los servicios de una serie de cuentacuentos. En la foto aparece el primero de ellos narrando a los críos el cuento de Caperucita Roja, habiéndose caracterizado especialmente para ello. Cuando cuenta historias a los mayores, no se caracteriza y a los que son buenos les da el título de maestros. 

Las arcas del Mini están muy por debajo del cero. Nuestros ediles nos dan muy buenas palabras, pero nada más. Ya el año pasado nos privaron de la modestísima subvención que nos venían dando, alegando que nos iban a dar un campo nuevo. Y a la hora de la verdad, ni campo, ni ná. Nos preguntamos: ¿porqué al club de fútbol le dan una subvención millonaria y al margen de ello se va a invertir un pastón en hacer gradas, vestuarios y demás en el campo de hierba que costó un montón de millones? Similares palabras podríamos decir del de baloncesto, y que conste que no tenemos nada en contra de ambos clubes, lo que nos parece es que estamos recibiendo un trato totalmente discriminatorio por parte de nuestro Ayuntamiento o ¿es que acaso volvemos a ser "lúdicos" y nuestros participantes no hacen deporte? 

 

Algunas de las palabras cariñosas que le dice Clacá al bueno de Cafeto:  "negro"...  "mi vida".... "mi tesoro"... "mi amor"... "mi perrita"... ¡Hombre!, las intermedias las podemos entender dado que están totalmente justificadas, máxime viendo la unión estupenda que existe entre esta fenomenal pareja colombiana, pero... la primera y la última... ¡Ni queremos pensar en qué momentos se las dice!

 

Con el frío, las pamelas, sombreros, gorros y capuchas hacen su irrupción en el Minifútbol. Os ofrecemos hoy la fotografía de unos atractivos top-models posando antes de desfilar por la pasarela. 

De nuevo nuestro Ayuntamiento, en su afán por mejorar las instalaciones deportivas del municipio (el campo del Mini, ¿para cuando?), así como de dotarle de otras nuevas, ha establecido un convenio con una promotora para tratar de arrebatarle a la nacionalidad catalana el inicio del rallye más famoso de todos, el antaño llamado Paris-Dakar, y pretende que tenga su etapa inicial en Torrelodones, para lo cual y para que los participantes se vayan familiarizando con lo que les espera en el desierto, se están preparando unas dunas impresionantes en los aledaños del campo de Minifútbol.         

 

Todo un ejemplo (uno de los varios que hay en el Mini) de apoyo a uno de nuestros jugadores. Aquí vemos a la guapa Santurce acompañada de  Frescue y Sardinica, que, pese al día bastante gélido, no han dudado un momento en acudir a respaldar con su apoyo familiar al sonriente Abilbao

Alguien nos puede decir ¿qué demonios hace la Momia en Nueva York? 

 

AGARRANDO QUE ES GERUNDIO

El galán de la foto, un tal Compuesto, no quiere que se aplique en él el dicho ese de "compuesto y sin novia", dado su nombre. Por ello, se ha apoderado de la preciosa Andrea. Puede observarse en su cara el gran esfuerzo que está haciendo mientras la atrapa fuertemente con sus tiernos brazos para que no se le escape. 

Este es un caso inverso al anterior. La joven de la fotografía es tan forofa de las aceitunas que no se conforma con unas poquitas, sino que viendo pasar por delante de ella un apuesto y grande Olivero, ni corta ni perezosa, lo capturó por el tronco. Al parecer el arbolillo va a producir una cosecha de ocho hermosas aceitunas, que ella espera ansiosa para comérselas.

Ejemplo de empresa colaboradora con el Minifútbol: el Taller de Bordados Hilos y Letras, no sólo es patrocinador de dos equipos del actual campeonato (a los que hay que sumar muchos más de anteriores torneos), sino que, además, nos proporciona las equipaciones de todas las categorías con unos magníficos bordados, y, para colmo, todo su personal está apuntado para jugar en el presente Campeonato de Invierno.

Otra vez el Mini vela por sus jugadores y contrata un inflador de balones. La Vieja, acostumbrado a que muchos niños le traigan sus balones para que se los hinche -lo que está contribuyendo al deterioro progresivo de su anatomía-, ha conseguido los servicios de un experto inflador manual de balones. En la foto aparece el citado insuflador en postura insuflante insuflando un bonito balón.

Desde que se iniciaron las obras de urbanización de los terrenos próximos al Mini, Ecólogo no puede entrar al campo para pasar pacientemente el trillo que él mismo se fabricó para nivelar su superficie. Al paso que vamos, en lugar de un campo de fútbol, va a parecer Venecia, dados los canales que se forman cada vez que llueve.     

En la última edición de nuestro noticiero, os presentábamos el nuevo modelo de camisón obra de Madame Hilada y que está teniendo una gran aceptación entre porteros de fútbol. Aquí aparece el enorme guardameta El Terrible con cara de satisfacción ante la comodidad de la prenda y sus mangas antifrío. Posteriormente realizó, ante los aplausos de los asistentes al desfile una serie muy variopintas cabriolas demostrando la amplísima facilidad de movimientos que proporciona esta prenda. 

*******************