CRÓNICA DE SUCESOS

Edición del 13 de noviembre de 2005

     

Torre, 13 de noviembre: Se le congela la mano tras asir un órgano.- "Agarrando el pito se me queda la mano helada". Esta fea y sucia confesión hizo un árbitro llamado "Pornógrafo", al delegado de campo en un partido de minifútbol celebrado bajo la lluvia. Desde luego no nos extraña nada el nombre del trencilla, dadas sus pervertidas aficiones.

Torre, 12 de noviembre: No contento con sus cicatrices, intenta hacerse otra.- El joven "Olivero", sufrió hace poco una intervención quirúrgica bucal e imitando a los doctores que se la practicaron, quiso hacerse otra operación por su cuenta, pero simplemente al hacer una pequeña incisión en su labio superior desistió del empeño. Triste y abatido por su fracaso, se lo comenta a su bonita novieta.

Torre, 13 de noviembre: Le citan para que retire los restos de su foyoneta.- Quizá la publicación en nuestro noticiario de una breve reseña hablando de lo que le está costando al "Pequeño Saltamontes" recuperar su foyoneta, ha dado resultado, pues el día 14 ha sido citado para presentarse con una grúa y llevarse sus despojos, ya que el vehículo tiene el motor fuera de su lugar, una puerta reventada y varios desperfectos más. No, si ya lo dice Fernando Alonso en un anuncio televisivo: "que no dejes prestado tu coche...".

Torre, 13 de noviembre: ¿Le invade un raro afán patriota?.- No, no es que el personaje de la derecha esté escuchando con respeto y emocionado el himno de su país, como pudiera  pensar más de uno al verle con la mano en el pecho y semicerrados los ojos.  Que nadie se  llame a engaño, ya que lo que le pasa es que está quejándose del golpe que se ha dado él mismo tras despejar un balón y dar con su pecho en el suelo. 

Torre, septiembre de 2005: Extraña desaparición de un gran remedio para los golpes.- Desde finales del pasado mes de septiembre, se ha echado en falta una de las dos estupendas bolsas de guisantes que han apaciguado numerosos golpes producidos en distintas zonas de los cuerpos de jugadores de minifútbol. Dado que las citadas legumbres eran de primera calidad, seguro que alguno que no tenía preparada comida para ese día se los llevó.

Torre, 13 de noviembre: Arriesga su integridad física.- El jugador de la foto, "Cyrano", se retiró por unos momentos del partido que estaba jugando en busca de calor, alegando haber sufrido un calambre, aunque según el experto galeno "Cafeto" lo que realmente le pasaba era que estaba encalambrado. El caso es que pudo llevarse un verdadero calambrazo al arrimarse a un radiador eléctrico con toda la ropa empapada. Luego, su mujer le regañó por no haber hecho la colada correctamente.

 

Torre, 12 de noviembre: Pierde momentáneamente un gemelo.- Cuando estaba  haciendo la suplencia al portero de una finca ausente, Sr. "Calavera" sufrió una caída fortuita yendo a dar con su cuerpo en el duro suelo de la portería, con tan mala fortuna que notó cómo uno de sus bonitos gemelos ascendía a las alturas. Al poco rato lo encontró y lo repuso en su lugar En la foto puede vérsele  colocando su gemelo.

Torre, 13 de noviembre: Le confunde con su casero y trata de degollarle .- Un "Inquilino", un tanto despistado, creyó ver a su casero corriendo por el campo. Pensando que se trataba del arrendador de su habitación (de la que no está satisfecho en absoluto), lanzó con suma violencia sobre él un objeto esférico que fue a impactar en plena traquea, dejando temporalmente al falso casero traspuesto. Afortunadamente, "Chileno" -así se llama el agredido- se recuperó del susto transcurridos unos instantes. 

 

Torre, 13 de noviembre: Irrumpe un embozado en mitad de un partido de minifútbol.- Este sospechoso individuo hizo súbita aparición en un encuentro de minifútbol, provocando la  sorpresa e incluso pánico entre los jugadores, pues no sabían si se trataba de un atracador o un terrorista islámico dispuesto a inmolarse. Una vez repuesta la tranquilidad, se identificó al sujeto como un joven pacífico llamado "Elamoto".

Torre, 5 de noviembre: Sin tenerlo previsto visita el tinte.- Dos hermosos ejemplares humanos corrían como críos detrás de una pelotita, pero ninguno de ellos se percató de la carrera del otro tras el esférico y, claro, se produjo una impresionante colisión frontal. El más perjudicado por el choque fue un tal "Ytalytal", que vio con sorpresa como su nalga derecha adquiría un color violáceo, consecuencia de que su oponente, el vil "Gargantúa" estaba haciendo prácticas para trabajar en una tintorería e indignado por el encuentro fortuito con el parlanchín le pintó de morado el citado glúteo.  

Torre, 12 de noviembre: Le pillan haciéndose las uñas de los pies en un espacio público.- Nuestros reporteros captaron la imagen de este sujeto llamado "Rolandinho" arreglándose, al parecer,  las uñas de los pies en la terraza del bar de un campo de fútbol. Cuando fueron a llamarle la atención por dejar todo el suelo lleno de uñas cortadas, descubrieron que lo que realmente estaba haciendo era curarse una herida que se había producido en el tobillo.

 

************************************